El público tiende a aplaudir la violencia, a tener cierta complicidad con ésta, y luego siente repulsión por los resultados de esa violencia. Eso es lo que quería en mi película.
David Cronenberg sobre “A History of Violence”