Madeinusa – Crítica de Variety.com

MadeinusaLa ópera prima de Claudia Llosa, la imaginativa Madeinusa, es una fábula de hechura clásica aunque con un acento personal, acerca de la colisión entre lo viejo y lo nuevo en un extraño poblado andino del Perú. A grandes rasgos, el relato de Llosa –extranjero que arriba al pueblo, y lo remueve todo, incluyendo el corazón de una bella chica– desciende directamente de los westerns de Hollywood, sin embargo Madeinusa es un film peruano hasta la médula. Con una estupenda plataforma de festivales lista y un estreno en España programado para la primavera boreal, las posibilidades de una venta internacional son muy grandes para este magnífico proyecto. Distribuidoras especializadas dentro de los EE.UU. harían bien en estrenar este film.

Si bien el título parece un juego de palabras de “Made in USA”, es también el nombre de la joven heroína (algo común en el Perú), pronunciado “Mah-day-noosa”. Representada con sutileza por la novata Magaly Solier, Madeinusa es la favorita de su papá Cayo (Ubaldo Huamán), el alcalde del pueblo, cuyos perturbadores acercamientos sexuales hacia su hija originan los celos de la hermana, Chale (Yiliana Chong). Desde que la madre tuvo que viajar a Lima, el desencanto descendió sobre la casa, simbolizado por la presencia de ratas muertas.

Viajando a dedo desde Lima hacia la mina donde trabaja, Salvador (Carlos De La Torre) es detenido por un camino inundado. Varado en el pequeño pueblo de Cayo, habitado enteramente por peruanos de ascendencia inca, el extranjero Salvador es encarcelado de inmediato, hasta que Cayo acepta darle alojamiento en su granero (establo).

Salvador está aún retenido en la casa de Cayo en la noche previa al Viernes Santo, cuando el pueblo se alista para su extraña celebración de Semana Santa, durante la cual se cree que Dios está muerto (antes que resucite el Domingo de Pascua) y donde todos los pecados son permitidos. El rito es puramente ficticio, y sugiere un escenario más cercano al irreverente surrealismo de Luis Buñuel que al de aquellos escritores peruanos como el novelista Mario Vargas Llosa, tío de de la directora.

Es amor a primera vista, cuando Salvador ve a Madeinusa en un camino de piedra, en una maravillosa escena presentada silenciosamente, donde la joven, usando un traje especial para la ocasión, se apresura en llegar a la procesión de Semana Santa. Pero luego de una evocadora misa de Viernes Santo, en la que una estatua de Jesús es doblada como una marioneta que se guarda en su caja, la acción llega a un punto de erupción carnal que envolverá a Salvador, Madeinusa y, más adelante, a Cayo.

En Madeinusa, los naturales del pueblo no son representados como puramente inocentes o crueles, más bien como absolutamente involucrados en un mundo que mezcla costumbres andinas y cristianas. Llosa inserta toques fantásticos, como las impresionantes secuencias de fuegos artificiales durante la noche y las siluetas de los pobladores danzando en grupos, contando con la ayuda del experimentado director de fotografía, Raúl Pérez Ureta, cuyo trabajo en video digital de alta definición es fabuloso.

El reparto (todos no-profesionales, salvo De La Torre y Huamán, quien es un conocido actor cómico en Perú) logra comprender la dimensión humana de sus arquetípicos personajes, con una Solier que ilumina un guión muy bien elaborado, el relato de una inocente criatura buscando la fuerza de voluntad para escapar de un pueblo sumamente retorcido.

Es notable el hecho que Llosa no haya dirigido anteriormente, considerando cuan logrado es el film, y cuan exquisita es la puesta en escena. Todas las áreas de producción son de primer nivel, incluyendo la delicada música incidental de Selma Mutal.

(Traducción libre de Madeinusa by Robert Koehler. Thanks to Beth for help with the translation)

Artículo anterior
Cortos de Aldo Salvini en el CAFAE
Artículo siguiente
Aronofsky firma trato con Universal

11 comentarios

  1. Catalina
    11 de abril de 2006 at 10:03 — Responder

    Es una interesante, bella y sorprendente película entre Buñuel y Ripstein, excesiva en un sentido positivo, que merece tener más público que el que tiene.

  2. 1 de septiembre de 2006 at 19:59 — Responder

    Asistí al surrealista estreno de Madeinusa en el pueblo donde se rodó. Se instaló una carpa gigante ante la iglesia y el pueblo entero, que hizo de extra durante el rodaje, se tiró en el suelo para verla. Muchos no habìan visto una película en toda su vida. Y cada escena los llenaba de sorpresa y hasta las escenas más dramáticas les provocaba risa. Viendo la sencillez de esa gente, me pareció aun más fabuloso el trabajo de la joven directora Claudia Llosa, que inventa una festividad completa para albergar una historia simple pero que se carga de significado con la fabulosa puesta en escena.

  3. Marisol Aranzabal
    10 de octubre de 2006 at 15:00 — Responder

    Hace dos días que vi la pelicula y todavia no puedo dejar de pensar en lo injusta que es la vida, que una peruana pueda mostrar al peru de esa manera, me parece que claudia llosa hizo la pelicula con un odio racial en su sangre es increible como claudia llosa presenta a estos campesinos como la peor escoria andina y convierte las fiestas tradicionales de un pueblo que en muchos lugares de nuestro pais son tan importantes para ellos en un circo de pura inmumdisia, creo que esta mujer deberia madurar un poco y ver que en el extranjero hay gente que ve esto y esta asqueda por este insulto a la raza etno andina de peru.

  4. Cristian
    18 de octubre de 2006 at 20:05 — Responder

    Madeinusa es una obra de ficción y como tal debería ser criticada o elogiada desde ese punto de vista. Del mismo modo como equivocadamente podríamos pensar que las personas de los Andes peruanos son así de perversos, podríamos pensar que las personas del Primer mundo son en su mayoría unos consumidores habituales de drogas y/o estilos de vida promiscuos. Todo es relativo.

  5. Franklin Cepeda Astudillo
    20 de marzo de 2007 at 14:06 — Responder

    En ficción cada quien es libre de hacer lo que le plazca pero Madeinusa termina siendo un gatuperio paranoide que pretende mucho y no descubre nada. Algunas escenas sin duda son logradas pero las historias, pretensiosa como la que màs, deja cierta impresión de que habría sido mejor no verla. Esta, cabe aclarar, es una opinión personal; si alguien discrepa, respeto esos criterios, pero en verdad que me costarìa compartirlos.

  6. Amazilia Alba
    1 de mayo de 2007 at 20:03 — Responder

    La pelicula no deja de tener sus meritos, la fotografia es increible y la actuacion de Magaly Solier muy convincente.
    PEro los problemas de representación y prejuicio contra la población andina estan ahi. Es como si en Alemania antes de la segunda guerra mundial alguien se le hubiera occurrido hacer una pelicula sobre cuan avaros y taimados eran los judios (y encima comian niños cristianos!)
    Lo bueno es que abre la puerta para que haya un dialogo dentro de la sociedad limeña y peruana sobre el racismo y la discriminacion, lo que lamentablemente no ha ocurrido aun.

  7. María Parra
    6 de junio de 2008 at 10:41 — Responder

    La película tiene muchos méritos, pero no acabo de entender cuál fue la intención de la directora. Será justo que dé a conocer al mundo al pueblo andino como gente sucia, promiscua, traicionera, e ignorante, quienes rigen su existencia por conceptos religiosos espurios?

  8. YO
    26 de enero de 2009 at 11:54 — Responder

    ESTA PELICULA ES UNA VERDADERA PORQUERÍA, QUE LAMENTABLE QUE SE DEJE TAN MAL AL PAIS CON ESTA HORRIBLE PELÍCULA. DEJAN VER A LOS PERUANOS DE LAS SERRANIAS COMO UNOS INCOMPLETOS IGNORANTES. A LLOSA LE FALTA DEMASIADO COMO DIRECTORA, QUE DESILUCION ME LLEVÉ AL VER ESTA PELICULA TAN ASQUEROSA.

  9. eulogio
    28 de marzo de 2009 at 12:53 — Responder

    para mi k soy canario esta es una gran telicula hecha con muchisima sensivilidad chapot a la directora

  10. noelia
    11 de junio de 2009 at 23:33 — Responder

    Hace un rato llegue de ver esta película en el marco de un seminario gratuito en el cual se proyecta cine latino. Hoy fue una paradoja increíble porque esta película ofende al cine latino desde esa visión terriblemente antihispánica y racial. Qué tupé el de esta gente que estudia en Europa, tiene tantos problemas de identidad y como ópera prima elige mufarse de siglos de lucha de opresión para demostrar esta pobre visión de los pueblos originarios. Estoy indignada, este es el cine latino que no elijo.

  11. percy
    17 de diciembre de 2009 at 9:37 — Responder

    titanic trata del racismo en las clases sociales..y muestra mucha crueldad..la gente de 3era clase muere por la injusticia que se impàrte en dicho barco..a pesar q es basada en un hecho real,es una ficcion. xq tanto dicen q madeinusa es racista si titanic lo es es superiormente y gano 11 oscar?creo q cuando el racismo se ve representado de la clase alta a la baja..no pasa nada..es aplaudido..pero cuando se muestra lo q podria ser la realidad de un poblado(digo podria ser,porque nadie conoce a profundidad el Peru)se dice que es racista y critican negativamente a la directora. Pocos mencionan el gran desplieguie de produccion que tiene esta pelicula, y sin duda, el gran trabajo del director de fotografía. El predominio de los primeros planos y planos detalles son buenisimos,ese tipo de lenguaje usado en al pelicula es fascinante. Pero no!..eso no se aplaude,sino se critica la historia..esq titanic no gano por historia..sino por la gran produccion q ello demandó..madeinusa no se compara con titanic,pero si hablamos de racismo..q mejor ejemplo no?

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Madeinusa – Crítica de Variety.com