Una aproximación al cine de Kieslowski (pt. 2)

LO VISUAL

1. El Decálogo

Para describir esta obra es mejor remitirse a las palabras del mismo Kieslowski. “La intención de El Decálogo es contar diez historias, inventadas o ficticias, de aquellas que pueden ocurrir en la vida de cualquiera, sobre diez o veinte personas, que en el diario trajín de su vida y al reunirse varias circunstancias muy particulares, se dan cuenta repentinamente de que giran en círculos sin salida y no están realizando lo que realmente anhelan. Nos hemos vuelto demasiado egoístas, demasiado enamorados de nosotros mismos y de nuestras necesidades. Los demás han pasado a un segundo plano. Creemos hacer muchas cosas para nuestros familiares, pero cuando llega la noche nos damos cuenta de que aunque aparentemente nos hemos desvivido por ellos, ya no tenemos fuerzas ni tiempo para abrazarlos, para decirles algo bueno, algo amable. Nos falta tiempo. Nos falta energía. Todo se esfumó sin saber dónde. Pienso que de ahí parte el verdadero problema: ya no tenemos tiempo para mostrar los sentimientos y las pasiones, estrictamente unidas a los sentimientos. La vida se nos va entre las manos.”

Es tal vez el pensamiento filosófico la principal característica de Kieslowski, como cineasta y persona, con un compromiso que va más allá de los números en taquilla y que lo refleja en su trabajo.

El Decálogo podría ser aparentemente una obra densa, compleja y de temor al público, muy por el contrario, el sentido de cotidianeidad no debe asustar a nadie y el temor de verse reflejado debe ser más que un halago. Esta obra es el conjunto de 10 episodios de 55 minutos cada uno, con títulos alusivos a los 10 mandamientos, es una introspección a lo rutinario de la moral humana, al actuar común de las personas y a las reacciones estrechas y a la vez opuestas de la razón y la emoción. Tal vez para muchos sería insoportable ver los primeros diez minutos de un corto que no hace más que mostrar realidad y cuya mayor acción es representada en el suspenso del futuro inmediato, de aquel que no podemos ver porque los 55 minutos no lo dejan. Cuando acaban los créditos sabemos que esas vidas continúan en ese lugar de Varsovia o simplemente, esas personas podríamos ser nosotros mismos.

2. Trois couleurs

tres_colores

La Trilogía de los Colores fue mi primer contacto con el director, un sábado por la noche cualquiera en el que no hubo planes de salida y lo mejor que nos ofrecía la pequeña caja boba era un filme del que yo sabía cero y espera nada.

Poco sabía, en ese entonces, lo antes descrito por esta joven aficionada. Ya se me es más sencillo ahora comprender muchas de las alusiones visuales, muchos conceptos y en especial la idea encerrada en este paquete de películas.

Tributo a la bandera

Azul – Liberté
Es sencillo encandilarse con Azul, enamorarse de la música y entristecerse con Julie, quien ha perdido a su esposo y a su hija en un accidente automovilístico. Logró sobrevivir para encontrarse con un panorama desolador, con una música a medio acabar y la necesidad de ordenar lo anterior sufrido y sobretodo, lo descubierto, una infidelidad descubierta y un hijo sin padre.

El camino a la libertad se lo hace uno, lo terminó Julie y lo escuchamos todos, con una música magnífica acompañada por los créditos finales. Sublime.

Blanco – Égalité
Todos somos iguales. Pueden haber momentos de gloria en cada uno de nosotros, pero cuando acabe el día y nos vayamos a acostar, seremos iguales.
Si antes buscamos la libertad, ahora estamos ante una historia que busca la igualdad y la recuperación de la dignidad humana. ¿Qué tanto puede soportar el hombre por amor?

Karol ama a Dominique, a tal punto que se vio envuelto en una situación que pudo costarle la vida. Poco a poco vemos como se va recuperando ante los hechos y lo que busca es el amor de su antigua esposa. Las risas y los llantos son expuestos como las más sublimes expresiones del hombre. Es una risa de venganza o un llanto de alegría, las lágrimas que brotan ante el descubrimiento de que el amor antes negado ha sido encontrado.

Rojo – Fraternité
“Siento que algo importante esta pasando alrededor mío. Y me asusta. ”
Esa sensación de que uno es parte de un todo nos llega talvez en momentos de pura casualidad. Cuando le damos importancia a los detalles que otros no consideran. Cuando el destino nos coquetea y nos da pistas de que algo esta por suceder.

Kieslowski ya había trabajado antes con Irene Jacob, en La Doble Vida de Verónica, que le valió una palma de oro en Cannes a la actriz, y de alguna manera nos quiere repetir el concepto del doble casual en esta última parte de la trilogía, mediante los personajes del juez y Valentine, viviendo una consecuencia de acciones que llevan a un final genial, un cierre donde culminan los personajes nacidos bajo los colores de la bandera.

LO SONORO

Es quizá el punto máximo que eleva la sublimidad de las obras relatas, el ficticio Van den Buldemayer o al realizador real, Zbigniew Preisner, presta a los trabajos finales ese toque que nos hace olvidar aquellos rastros de objetividad con el que cualquiera desee ufanarse.

Tal vez la contribución máxima se ve en el trabajo de La Doble Vida de Verónica, con una banda sonora sublime y ostentosa, donde es tan importante como un primer plano a la Jacob; o en Azul, donde poéticamente llego a pensar que Julie es música viva.

Una aproximación al cine de Kieslowski (parte 1)

Ana Karina Junes

Artículo anterior
El Cinematógrafo. La fiesta del cine
Artículo siguiente
DVD Días de Santiago

6 comentarios

  1. EDUARDO
    2 de marzo de 2006 at 12:30 — Responder

    El discurso de Kieslowski es único, rico en símbolos llenos de religiosidad, sumando una obra completa y compleja, llena de lirismo equiparable a la obra de William Blake.
    Gracias Ana Karina por recordarnoslo.

  2. 3 de marzo de 2006 at 7:25 — Responder

    La verdad sólo vi el Decálogo 1, el correpondiente a amarás a Dios sbre todas las cosas, y me pareció una forma interesante de mostrar algo que desde pequeños hemos escuchado y que imaginamos de la misma forma. Es mucho mejor explicar las cosas desde una perspectiva realista, más allá de una perspectiva mágica.

  3. Nicolas
    16 de marzo de 2006 at 12:37 — Responder

    Las vi todas….amo kieslowski….me encantan las tomas y eso de no llevarte a ningun lado, empieza aca pasa por alla y por allay termina aca…impresionante!

  4. Diego Chiaramoni
    28 de abril de 2006 at 10:58 — Responder

    Kieslowski es un poeta visual y como tal, su cine expresa aquella siempre latente tensión del hombre hacia lo absoluto. Un gran antrópologo. Ahora bien: El escueto comentario de Nancy nos permite colegir que no ha entendido el film. Justamente Kieslowski abofetea al “empirismo rastrero”, así queda patentado por “El escritor” en Stalker, Film del más grande director de la historia del cine: Andrei TArkovski. La sociedad tecnolátrica no cede lugar a la posibilidad del milagro y la vida con su misterio hace añicos cualquier cálculo frío.

  5. DIEGO CHIARAMONI
    12 de abril de 2007 at 10:10 — Responder

    La Opera prima de Andrei Zvyagintsev (“El regreso”) es una poética parábola fílmica. Requiere en el espectador un stil ejercicio mayéutico, la suma exigencia que puede anhelar el arte: hacer parir nuestra verdad personal merced a la verdad de la obra. Las reminiscencias tarkovskianas son notables aunque amalgamadas en una dirección impecable y una fotografía sublime.
    Uno de los recuerdos más maravillosos ha sido el haberla compartido con Eugenia… la mujer que amo.

    Cordialmente,

    Diego Chiaramoni

  6. […] motivo del 20° aniversario del fallecimiento del cineasta polaco Krzysztof Kieslowski, la Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica (APRECI) presenta este mes en el Cineclub Ojos […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Una aproximación al cine de Kieslowski (pt. 2)