En mi caso, me siento un cocinero frustrado, un bailarín desdichado y un cantante de boleros sin voz. Se suman las frustraciones, pero debo decir que jamás me provocó hacer una película.
Crítico de cine Ricardo Bedoya citado por Jorge Coaguila en su blog.