En El Comercio Raúl Cachay piensa que Despertar del diablo es “sencillamente brillante”. Mientras que Ricardo Bedoya da cuenta de El plan perfecto y Bajos instintos 2.
En La República, Federico de Cárdenas revisa el pasado BAFICI 2006.