Vestida para ayudar

Yo podría comenzar un colegio en Perú con esa cantidad de dinero; una escuela de música o de computación, en donde mi gente pueda aprender como ser abogados y aprender como proteger su tierra.
Q’orianka Kilcher, sobre su decisión de no utilizar vestidos de miles de dólares

 

(Vía Estalla mi alma)

Artículo anterior
El sabor del té, en los Jueves de cine asiático
Artículo siguiente
Nina Simone animada

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Vestida para ayudar