Paraíso ahora (2005)

Paradise NowParadise Now
Dir. Hany Abu-Assad | 90 min. | Francia – Alemania – Holanda – Israel

Intérpretes:
Kais Nashef (Said)
Ali Suliman (Khaled)
Lubna Azabal (Suha)
Amer Hlehel (Jamal)
Hiam Abbass (Mamá de Said)

Estreno en Perú:
3 de agosto del 2006 (10º Festival ElCine)
24 de agosto del 2006 (Estreno comercial)

Dos íntimos amigos Said y Khaled son reclutados por un grupo extremista palestino como voluntarios para un ataque terrorista suicida en Tel-Aviv. Al transponer la frontera, las cosas no salen como estaban previstas y se separan, uno afronta muchas dudas, mientras el otro deambula atado a una bomba.

Paradise Now

Paradise Now viene precedida de la etiqueta de curiosidad por su procedencia: Palestina. Además, toca un tema sumamente actual, dadas las noticias del ataque israelí a Líbano. De cierto modo, podría ser la voz no oficial de los habitantes de las zonas afectadas por esta escalada de violencia, el lado de la noticia que no oímos, aun cuando es cabalmente una ficción.

Es justo una de las funciones de la ficción, el reinterpretar la realidad para presentárnosla de manera atractiva: atenuada o hiperbólica, surreal o casi documental. En este caso, el director y guionista Abu-Assad elige hacerlo de manera realista y cronológica. Nos presenta a dos amigos sin mayores pretensiones dentro de una ciudad sitiada por el ejército israelí; los preparativos del atentado por parte de la célula terrorista: el momento que anuncian la fecha a los suicidas, los pormenores de la elaboración de videos y fotos de los futuros mártires, una especie de marketing guerrillero; la preparación de los suicidas a manera de rito, incluyendo una referencia a la Última Cena. Y luego, la fallida concreción del atentado, que obliga a deambular a los personajes uno cargado de dudas y el otro pegado a los explosivos mientras se le acaba el tiempo.

Paradise NowEl tema de los ataques suicidas es abordado desde distintos ángulos, todos ellos enfocados con inteligencia, pues al dotarse de voz a las ideas del pariente que se queda tras la autoinmolación, del creyente fundamentalista, del que vive en la vergüenza de un familiar delator, del que cree en la paz, o en la lucha guerrillera, ninguno suena fingido o forzado. Cada uno desfila en la pantalla aportando aristas a este poliédrico y complicado mosaico de la guerra por un suelo patrio (y santo); tema terrible por los tenores morales y religiosos que conlleva, pero acertadamente retratado por un sólido guión y buenas actuaciones: particularmente, la lucha ideológica se ve mejor reflejada en la discusión en el auto. Pero, no todo es la exposición de ideas, la historia y la tensión crece también a medida que se agota el tiempo para el suicida con la bomba.

La película se cierra sin indicarnos el camino a seguir, será el espectador quien tendrá que buscarlo en su propia conciencia. Paradise Now termina siendo una valiosa reflexión sobre la violencia que paradójicamente busca la paz, valiosa por darnos a conocer de alguna forma el porque de estos días sangrientos en el oriente lejano.

Antolín Prieto

» Lee más sobre Paraíso ahora

Artículo anterior
Nueva música en el Soundtrack
Artículo siguiente
Nueva versión de Superman II en DVD

6 comentarios

  1. Anónimo
    31 de julio de 2006 at 8:09 — Responder

    Es una cinta muy realista, en especial es interesante el proceso de preparación previo a la inmolación, tocado con una frialdad que perpleja, en donde los personajes se sienten predestinados. Una buena pelicula.

  2. Teresa
    6 de agosto de 2006 at 11:35 — Responder

    Una buena película,sin mucha complejidad,los personajes bastante expresivos,es una historia no sólo actual sino que nos muestra los dos lados de la guerra,no basta ser fríos para pensar un poco de cada lado del problema,ni es necesario pensar en quién es víctima o quién culpable, cada uno tiene su fundamento, a pesar de que creo que la guerra no se justifica.Una buena película,procuren verla!!!

  3. Jorge Valladares
    6 de agosto de 2006 at 15:45 — Responder

    ¿Puede ser una película sólo un parte de denuncia? La tragedia histórica en que se sitúa Paradise Now está subordinada a su bella composición, a su estética. O quizás las iguala, pues aquélla tiene el mismo status que sus personajes, espacios, diálogos e historias personales. La película no apela a la caricatura del heroísmo, honor o fanatismo de dos suicidas, Said y Khaled, aunque sus razones rocen con todo eso. Hany Abu-Assad y su coguionista Bero Beyer se han tomado el trabajo convertir a dos suicidas, anónimos o ignorados en las crónicas periodísticas, en personajes de carne y hueso (si sirve el pleonasmo). La cinta les da una historia en pocos trazos, los humaniza con un poco de esa vida que ellos deciden sacrificar, como la sacrifican también los diarios o noticieros cuando dan cuenta del número de muertos que sus acciones producen, todo mientras muestran algo de sangre y algunas lunas rotas, antes de pasar a las notas de farándula. Igual a lo que hace el dueño de la tienda de videos que comercializa por el mismo precio las despedidas de los suicidas y las confesiones de los soplones. Paradise Now apenas deja sentir una explosión y algunas balas que pasan cerca porque prescinde de la espectacularidad o crueldad que podrían ser fácilmente tomadas de esa realidad. Aun con eso transmite mucho nervio, hasta en la parquedad de Said.

    Algo parecido ocurre con Nablus, donde tiene lugar la acción. Es mostrada con sus cicatrices de ciudad militarizada, de viejo campo de batalla que es. Deja de ser un “asentamiento” y pasa a ser una ciudad en la que hay vida, familias, taxistas, gente yendo a trabajar o comiendo en un restaurante, viviendo la vida que las bombas y los medios silencian con su estruendo. Said y Khaled portan todo eso, como sus explosivos, de manera que un filtro de agua puede ser tan importante como El Corán a la hora de morir.

    Si denunciar es noticiar o avisar de algo encubierto, Paradise now quizás sí denuncie, tan sólo porque humaniza lo que otros nos hacen ver sólo como una guerra de fanáticos religiosos.

  4. 8 de septiembre de 2006 at 10:30 — Responder

    La película a mi parecer no es muy lograda, pero vale ya que por fin nos hacen ver la otra cara de la moneda.
    El inicio es flojo, pero va agarrando fuerza conforme se va planeando el atentado; la preparación, la despedida de las familias (aunque sólo el suicida sabe que es una despedida), la grabación de los videos, todo eso está presentado muy bien por el director.
    La separación de ambos protagonistas y la posterior búsqueda entre sí también es un punto a favor.
    Lamentablemente el final es un poco forzado y aleccionador.

  5. […] Paraíso ahora […]

  6. […] la atención de inmediato. El encargado de esta operación será el palestino Hany Abu-Assad (Paradise Now), quien contará en el reparto con Alice Braga, Mickey Rourke, y Vincent Cassel. De hecho la […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Paraíso ahora (2005)