Alatriste (2006)

AlatristeDir. Agustín Díaz Yanes | 140 min. | España – EE.UU. – Francia

Intérpretes:
Viggo Mortensen (Diego Alatriste y Tenorio)
Elena Anaya (Angélica de Alquézar)
Unax Ugalde (Íñigo de Balboa)
Javier Cámara (Conde Duque de Olivares)
Ariadna Gil (María de Castro)
Eduardo Noriega (Conde de Guadalmedina)

En la España Imperial del siglo XVII, Diego Alatriste, valeroso soldado al servicio de su majestad, combate en una guerra en las frías tierras de Flandes. En una emboscada de los holandeses, Balboa, amigo y compañero de armas, cae herido de muerte. Alatriste escucha de los labios de su amigo una última petición y promete cumplirla: cuidará de su hijo Iñigo y le alejará del oficio de soldado.

Alatriste

Interesante pero fallida adaptación al cine, de las buenas novelas de Arturo Pérez-Reverte. Como todo el mundo sabe, ha habido bastante dinero para rodar esta magna película y se nota, sobre todo, en su empaque técnico: una buena música de Roque Baños, una preciosa fotografía de Paco Femenía, perfecta dirección artística, maquillaje, vestuario y peluquería, y unas escenas de masas (con no demasiados hombres, que tampoco hacía falta) bien rodadas.

Sin embargo, la cinta falla por donde más duele: su guión. Porque, aunque la técnica sea estimable, si la historia no está bien argumentada, narrada y estructurada, al final al espectador le queda la sensación de oportunidad fallida, de que no se ha logrado aquello que se ambicionaba, esto es, que pasara esta obra a la antología del cine español, que fuera un ejemplo de cine patrio…y no logra. Personajes que aparecen y desaparecen sin dejar apenas huella, cuando no son de absoluto relleno (Pilar López de Ayala), escenas cortadas con demasiada rapidez, sin poder posarse lo suficiente en el corazón del espectador, y sucesos muy importantes que ocurren sin ninguna explicación, sin haber preparado antes al espectador (la escena del hospital, por otra parte muy bonita).
Así, es muy difícil que la historia apasione al espectador, quien ve cuanto acontece con mucha distancia, no frialdad, pero sin involucrarse.

AlatristeEn el lado positivo, además de la técnica y a la innegable plasticidad de algunas escenas (el despertar de Alatriste en un cobertizo, con la luz del amanecer penetrando por la ventana; Ariadna Gil descendiendo por la escalera), además de todo esto, la batalla final, muy bien rodada, todas las escenas en que aparece Ariadna Gil (sin duda, la mejor interpretación de todas), y las que aparece Javier Cámara, también estupendo.

En definitiva, que se podría hablar mucho más de ella, una obra no solamente imperfecta, sino claramente por debajo de sus posibilidades. Con relación a esto, no sé si habrá entre los críticos españoles, la valentía de decirlo, dada la brutal pero necesaria publicidad que se le está haciendo en todos los medios de comunicación, pero creo que hay que decir la verdad, y la verdad es que, finalmente, no convence, aunque es cierto que entretiene, no aburre pese a su largo metraje. Pero eso, en un producto de esta envergadura, no es suficiente.
No diré que me ha decepcionado, pues lo cierto es que, en mi interior, algo barruntaba, pero sí que me ha dejado bastante indiferente.

Iñaki Bilbao

Artículo anterior
Mockumental sobre asesinato de Bush
Artículo siguiente
“La manzana” en la Ventana Indiscreta

5 comentarios

  1. José
    4 de septiembre de 2006 at 22:15 — Responder

    Antes de nada recordar a todos aquellos que hayan leido las peripecias del Capitán Alatriste, que esta película no deja de ser mejor o peor por que los momentos y los personajes no se adecuan o parecen a los que imaginamos entre las páginas de sus relatos.
    Sinceramente creo que el cine español acaba de perder su gran oportunidad -y de estas pocas más podremos tener- de crear no una franquicia, pero sí una hermosa producción conformada por dos o tres películas que hiciese frente a las acostumbradas sagas estadounidenses. Ya fuese por temor al increible coste de las mismas, a su dilación en el tiempo, a la duración del rodaje, a la poca fe que tuviesen de que el público español se enganchase a ella o por la razón que fuese, todo se ha quedado en una extensa película que aglomera los cinco libros de Pérez Reverte de forma demasiado escueta e inconexa a veces. El comienzo de la película, en un intento de llevar las peripecias de Alatriste al espectador comentando gran parte de su vida y milagros desde que toma a Íñigo a su cargo, se queda con trozos demasiados cortos e inconexos, no dejando disfrutar al espectador de la trama sino haciéndole sentir confuso ante semejante asalto de información. Es a partir de los 45 minutos cuando la narración se suaviza, y se comienza a disfrutar claramente de una acción definida en el film. Toda la cinta posee una magnífica puesta en escena, con unos decorados y vestuarios dignos de una gran producción. Además, el tono de la narración usado nos transporta a una España decadente, dura y combatiba, con el pueblo llano acostumbrado a los excesos de reyes y nobles, y estos a su vez indiferentes a todo. Magníficos los papeles de Ariadna Gil, hermosísima, de Javier Cámara, y de un Juan Echanove que da un fiel estampa de Quevedo -nota simple, esa Cruz de Santiago, más visible, por el honor del Santísimo-. A su vez, casos curiosos donde los haya, como Blanca Portillo como Fray Emilio Bocanegra -¿tan difícil habría sido usar a un actor masculino y que expresase fragilidad y firmeza a la vez?- o a Don Ambrosío Spínola, capitán general del ejército de Flandes por Paco Tous (el inspector Paco Miranda en “Los hombres de Paco”).
    Otro aspector interesante a destacar en la película son los combates que se ven en ella. Personalmente, creo que las peleas a espada y vizcaína con un número reducido de actores están rodadas a la perfección, con un estilo de esgrima que nada tiene que ver a las películas de nobles o caballeros, sino que se vuelve vil, sucio y villano, rápido en acometer y esquivar y muy propio de la época. Olvídaos de combates de quince minutos, en apenas tres el mejor lance ya está resuelto. Como ya digo, reflejo verdadero de la esgrima utilizada en aquella época.
    Técnicamente destacar que su banda sonora es muy buena, apoyando constantemente a la película, y su fotografía es magnífica. Concuerdo en que el montaje podría haber sido mejor, pero quizás las diferencias entre las situaciones del principio de la cinta fuese la razón de que se remarcase tanto este defecto.
    Después de esta extensa parrafada, espero no haberme dejado nada en el tintero. Para todos aquellos que no hayan leído las novelas, os aseguro que no es mala película, incluso podría decir que buena -maldito tanto bombo y platillo, que te hace esperar algo increíble- y aconsejo seriamente ir a verla si tenéis un hueco en vuestras agendas y una compañía agradable con quien discutir luego la película.
    Que la disfutéis, y un cordial saludo.

  2. Zoila
    8 de septiembre de 2006 at 12:23 — Responder

    Definitivamente espero con ansias que la estrenen en Lima para formarme una opinión al respecto. No podría llevarme solo de los comentarios y además soy seguidora de Viggo Mortensen.

  3. ¿?¿?¿?¿?¿?¿'
    24 de septiembre de 2006 at 10:18 — Responder

    como se nota que el mortensen ese es argentino, en la película solo le falto decir “boludo” o algo parecido, película decepcionante, densa y aburrida, pues nada una mierda de película para ser mas exactos, estoy seguro que la gente que ya la vio, tiene que partes que no entiende, ya que muchas de las escenas no se corresponden, se supone que el 80% de las personas que van al cine, es para pasar un rato agradable, dejemos los tecnicismos a un lado, no soy experto en cine, ni espero serlo, pero esta peli es de las que recomendaria a mi peor enemigo, y por favor mortensen, no vuelvas a intentar a hablar como español, los haces que das pena.

  4. 24 de septiembre de 2006 at 14:53 — Responder

    Para ¿¿????¿ o algo así,

    Creo, honestamente, que te has pasado un pelín.
    Una cosa es que tenga cosas negativas y otra que sea una mierda. De mierda.
    Dices que no eres un experto en cine. Y con tus palabras has demostrado que, no sólo no eres un experto sino que, además, no tienes ni idea amén de ser poco respetuoso.
    Tú mismo.

    Iñaki

  5. […] Mejor diseño de vestuario: Alatriste. […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Alatriste (2006)