Nunca fui un fan de Los Simpson. No niego, sin embargo, que cada vez que la caja boba muestra algún capítulo de la popular serie americana no puede evitar quedarme pegado. Más allá de divagaciones, siempre vale la pena rescatar noticias tan simpáticas y creativas como esta: Homero Simpson ya tiene su lista de candidatos preferidos para llevarse a casa la codiciada estatuilla de la Academia. Gran manera de promocionar una de las más esperadas películas del año, ¿cierto?

Simpsons

PD. Y Homero dice que el premio para mejor película se lo llevará Little Miss Sunshine porque “ama la idea que exista un filme donde el hijo no habla y el abuelo muere”. ¡Ja!