Críticas de la semana: dos cartas, tres Faunos y una queja

Se ha estrenado ya Cartas desde Iwo Jima y las primeras reseñas a la segunda película de Eastwood sobre esta batalla del Pacífico no se han hecho esperar. Todas son positivas, veamos:

Letters from Iwo Jima 500

A Raul Cachay de El Comercio, Cartas de Iwo Jima humaniza a los nipones:

Los soldados japoneses, por fin, ya no son esta suerte de samuráis alienígenas dispuestos a quitarse la vida con los ojos encendidos por la maldad al grito de ¡banzai!: son padres e hijos que saben que nunca más volverán a ver a la gente a la que aman, tienen miedo, aunque de igual forma están dispuestos a perderlo todo en nombre de la patria; en fin, son tan humanos, frágiles y valiosos como sus adversarios.

Y en Correo, Enrique Silva nos da algunas ideas claves sobre esta cinta:

Morir con honor será el lema exigido por el general Kuribayashi, pero no todos los soldados serán capaces de llevar a cabo su misión sin derrumbarse. La reflexión es clara y contundente. Las imágenes son sobrecogedoras. (…) Estamos, sin duda alguna, ante uno de los mejores estrenos del año.

Otra película que convence a los críticos y a la que le dedican sus columnas en los diarios, es El laberinto del Fauno. A Fedérico de Cardenas, de Domingo, le impresiona este Laberinto:

De esta imbricación surge la belleza plástica y conceptual de un filme de invención constante, poblado por seres perversos o magníficos que evolucionan en un espacio similar, ya sean “reales” o “fantásticos”, y que logra una poesía secreta que es similar a la obtenida hace 30 años por Víctor Erice en El espíritu de la colmena –esta sí obra maestra– que Del Toro ha tenido como modelo y que trasladaba el mito de Frankenstein al tiempo de la guerra civil, visto por los ojos infantiles de Ana Torrent.

Ricardo Bedoya, en El Dominical, empata a Del Toro con Burton y Miyazaki gracias a su labor en esta cinta:

Y es que esta película española del mexicano Guillermo del Toro tiene las dosis exactas de inocencia, crueldad, candor, sadismo, lirismo, pesadilla, fantasía y monstruosidad para estimular la imaginación y causar oscuros sobresaltos. En el cine actual, sólo las películas del checo Jan Svankmajer y las del japonés Hayao Miyazaki y, a veces, Tim Burton, logran similar fusión de encanto, ensoñación y repulsión.

Mientras que Sebastián Pimentel en Somos coincide con Bedoya en la comparación con Miyazaki:

Todo está a punto en esta película: la fotografía con esa oscuridad tan necesaria para este tipo de cintas; el diseño artístico solo comparable con la de un Miyazaki; la crudeza de una violencia chocante que a veces, a veces, se hace más dura porque se prefiere sugerirla antes que mostrarla.

En otro ámbito de la crítica, Chacho León siente necesario quejarse de los horarios y otros atropellos que sufre como espectador en algunos cines, nosotros los apoyamos en todos sus reclamos. Él lo cuenta así en La Primera:

El martes 13 fui al Cineplanet Primavera a ver Regresiones de un hombre muerto, a las 8:30 pm. Llegué a tiempo, pero los relojes del cine marcaban diez minutos más tarde, y la película ya había comenzado. Lo comenté con otros asistentes, que también manifestaron su disconformidad, pues eso se repitió con todas las otras películas. (…) Hay que llamar seriamente la atención, además, sobre el estreno de películas para adultos con doblaje español. Es el caso de La semilla del mal, El pozo 2 y Naina, el ojo del demonio, actualmente en cartelera. Y no me quejo únicamente por el hecho de pagar una entrada y verme obligado a salir al toparme con esas impertinentes voces, sino porque es inaceptable cualquier doblaje, a no ser que se trate de películas para niños y siempre y cuando quede la opción de copias subtituladas.

Artículo anterior
Forest Whitaker, el último rey de Escocia
Artículo siguiente
Secretos íntimos (2006)

1 comentario

  1. Maracucho
    22 de febrero de 2007 at 19:19 — Responder

    Gran película. Por fin se le refiere a los combatientes japoneses como humanos y no como demonios. Muy bien por Clint Eastwood.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Críticas de la semana: dos cartas, tres Faunos y una queja