Perfume: la historia de un asesino (2006)

Perfume: The Story of a MurdererPerfume: The Story of a Murderer
Dir. Tom Tykwer | 147 min. | Alemania – Francia – España

Intérpretes:
Ben Whishaw (Jean-Baptiste Grenouille), Alan Rickman (Antoine Richis), Rachel Hurd-Wood (Laura Richis), Dustin Hoffman (Giuseppe Baldini), Simon Chandler (mayor de Grasse), Jessica Schwarz (Natalie), Sian Thomas (madame Gaillard), Sam Douglas (Grimal), Corinna Harfouch (madame Arnulfi)

Estreno en Perú: 5 de abril de 2007

Tratar de conseguir trasladar toda la profundidad de una novela al cine nunca ha sido tarea fácil, de ahí que en muchos casos se haya hecho una escisión entre libro y guión. ¿Cómo encarar en el cine, entonces, una obra literaria?, tal vez la clave del éxito esté en trazar otra historia, paralela a la esencia del libro, pero con entidad propia. Puede que ahí radique el pero de esta cinta. La gran equivocación de Tykwer ha tenido lugar cerca ya de la bajada del telón. Película que a pesar de esto, merece disfrutarse para olerla.

Perfume: The Story of a Murderer

Surge la duda, después de visionar Perfume, de si la realización de una película de tanta envergadura debió ser reservada para las manos de un director de esos considerados dinosaurios, uno de los grandes. En todo caso no sabremos con seguridad si habría facturado algo mejor. El experimental Tom Tykwer ha encarado la adaptación de una obra literaria de tanto peso con aplomo y brillantez, pero…(¡Ay! ¿por qué siempre surge un pero dirán?), no desestimemos, sin embargo, lo bueno que haberlo lo hay.

Y lo sorprendente de esta película es que penetra, a través de todas las vías, en el espectador haciéndolo desentumecer todos sus sentidos, especialmente el del olfato, que tan perdido anda en la era tecnológica que vivimos. No cabe duda, a su vez, que oído, gusto y tacto, también se hacen sentir, unos más directamente y otros de manera subconsciente, transportados por los otros. Tal es de grandiosa la escenificación y atmósfera recreadas, cuyas luces y sombras, colores, siluetas, vestuario, y podredumbre (el siglo XVIII en su plena ausencia de toda higiene), en el que todos nuestros sentidos bailan invocados en una perfecta orgía visual, y nos encierra en otro mundo durante dos horas.

Hacer de la portentosa nariz de Jean-Baptiste Grenouille (el actor Ben Whishaw es una elección muy apropiada para el extraño personaje, cuya relectura del libro de Süskind nos trasladará automáticamente a su aspecto) el universo de la película es todo un logro, ayudado por los diálogos justos, junto a la potencia y expresión de una mirada traspasadora de pantallas. Simbiosis entre festín de sensaciones visuales y minimalismo discursivo. Esos primeros planos de la napia del protagonista desplegando su superdotado sentido olfativo junto a los malabarismos luminosos del filme dan como resultado un verdadero disfrute cinéfilo: especial mención merece el comienzo, el alumbramiento en el mercado, con parada y fonda en los detalles.

Perfume: The Story of a MurdererTratar de conseguir trasladar toda la profundidad de una novela al cine nunca ha sido tarea fácil, de ahí que en muchos casos se haya hecho una escisión entre libro y guión. Y ello es bastante acertado desde el punto base de que la lectura de un libro constituye un acto muy singular e individual, un mundo absolutamente propio. ¿Cómo encarar en el cine, entonces, una obra literaria?, tal vez la clave del éxito esté en trazar otra historia, paralela a la esencia del libro, pero con entidad propia. Puede que ahí radique el pero de esta cinta, que antes mencionaba. La gran equivocación de Tykwer ha tenido lugar cerca ya de la bajada del telón.

Apoyarse en los brazos de La Fura dels Baus para el cierre de la historia ha roto violentamente con el resto de la línea narrativa, y lo ha transformado en puro teatro del exceso, en obra de La Fura. Una pena, porque la cinta sigue un camino de perfección… hasta la desembocadura final.

Dustin Hoffman nos recuerda su grandeza en la piel de un famoso perfumista de la época, una gran nariz, momentos escénicos de gran preciosismo en el filme, que hubieran requerido una mayor extensión. El retrato del asesino Grenouille se plasma muy acertado, imbuido de un halo romántico, cuyo olfato es su pura y única razón de ser. Resulta de ello esa ansiosa búsqueda del aroma: el único, el definitivo. Búsqueda que le conduce a una eterna insatisfacción. Película que a pesar de su pero, merece disfrutarse para olerla.

Artículo anterior
Tráiler de Ocean’s 13
Artículo siguiente
Así fue la presentación de “Agustirock 2006″ en CAFAE-SE

8 comentarios

  1. 1 de abril de 2007 at 2:57 — Responder

    Interesante film, adaptación del célebre best-seller de Súskind.
    Es irregular, de eso no hay duda, como casi no podía ser de otra manera siendo su metraje de más de dos horas, sin embargo es innegable que no cansa ni aburre un ápice. Esto es un logro, que se da como resultado de una buena puesta en escena de Tywker, que logra una perfecta ambientación de la época, gracias a una exquisita fotografía y soberbia dirección artística. Además, la intriga criminal está bien llevada, en un último tercio lleno de tensión dramática, con acertadas elipsis e ideas de guión, como cuando asesina a una muchacha que llevaba manzanas en un cesto, oyéndose en la oscuridad un seco y mortal golpe y viéndose cómo caen por las escaleras las manzanas. Esta imagen no es, en absoluto, original, otros cineastas lo emplean, pero denota un buen saber hacer.
    Sin embargo, en otros momentos se nota bien a las claras la imposiblidad o quizás la frustración del director, por atrapar, por hacer sentir al espectador, los estados de ánimo del protagonista. Como cuando este vive durante unos días en una cueva, alejado del mundanal ruido, para sentirse sólo consigo mismo, sin más olores que las piedras muertas que le cobijan. Esto lo dice, muy bien, el narrador, esa voz en off que en los primeros dos tercios de la película se oye, para mi gusto, demasiado. Pero, por lo menos a mí, me dejaron insatisfechos, pues no pude “sentir” al personaje en ese momento, no pude vivirlo, por así decirlo. Supongo que es normal, pero en el libro seguro que este momento será sublime, cosa que en la cinta queda desdibujada.
    Lo mejor, sin duda alguna, son sus primeros minutos, con el nacimiento del protagonista y ver cómo va pasando de dueño en dueño (con resultado trágico para todos ello/as).
    En resumidas cuentas, que se trata de una película que se sigue con bastante atención y no deja mal sabor de boca. Se ve claramente que podría haber estado mejor, pero no era empresa fácil dada la complejidad de la novela. Una de esas obras que se tornan difíciles en su plasmación en imágenes..

  2. […] Tras el estreno de El perfume, historia de un asesino, la adaptación que ha filmado el realizador alemán Tom Twyker de la novela de Patrick Suskind. Informe sobre Los Best Sellers en el Cine: algunos de los libros más famosos llevados a la pantalla grande. […]

  3. Norma Malaver Araujo
    19 de abril de 2007 at 20:41 — Responder

    La cinta es muy irregular….Destacan las actuaciones de Whishaw y el experimentado Dustin Hoffman (bastante avejentado por cierto), pero la pelicula peca de inverosimil (muy tonto creer que nadie sospeche de Jean Baptiste como el asesino de chicas virgenes, ni siquiera los dueños del lugar donde labora). El final es m{as que risible… En fin, sera cuestion de comprar el libro, que de hecho debe ser mas interesante que la pelicula, con muchos altibajos …

  4. Lourdes Vásquez
    20 de abril de 2007 at 0:05 — Responder

    Discrepo del comentario de Norma.
    La película a mi parecer ésta muy buena y engancha hasta a los que han leído el libro de Súskind. Son pocos los directores que respetan el guion de una novela en su totalidad, este ha sido el caso de Tykwer. La fotografía está muy bien realizada y cuenta con atmósferas bien logradas. Además de la excelente actuación del novato Ben Whishaw, está la actuación respetable de Hoffman, que hace de Baldini, el perfumero habitante en Paris. Por si fuera poco, los OFF están dados por John Hurt!
    Es cierto que, una película nunca será tan minuciosa como la obra en la que se basa, a pesar de ésto, PERFUME, logra plantearnos cuestionamientos y enseñanzas que no estan lejos de lo que vemos en el día a día.

    Talvez la escena de la plaza mayor en la que todos quedan en éxtasis colectivo sea poco creible, pero forma parte del argumento y se respeta.
    Ampliamente recomendada.

  5. […] que está envuelta en casos de corrupción y asesinato. La dirigirá Tom Tykwer, director de El perfume y Lola corre. Además está comprometida en el rodaje de We Are All the Same sobre una mujer blanca […]

  6. Danglar
    12 de octubre de 2007 at 18:42 — Responder

    que pelicula una de las mejores que e visto….la trama es algo unico y la actris que protagonisa el papel de Laura es la mujer mas bella del mundo.
    :-)

  7. Alessandra
    23 de noviembre de 2007 at 1:19 — Responder

    A pesar de la buena acoplacion de la pelicula al libro y la buena puesta en escena, solo queda una pregunta que no he podido responder…¿por qué no tuvo buena acogida en el publico peruano?

  8. […] Franka Potente, hasta llegar a Bourne, que compuso un exquisito filme para que viésemos el olor, El perfume, 2006, y ve a todos esos cineastas en él. Una ve un sorprendente tipo que quiere romper con los […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Perfume: la historia de un asesino (2006)