Muerte anunciada (2006)

Crank
Dir. Mark Neveldine y Brian Taylor | 87 min. | EE.UU.

Intérpretes:
Jason Statham (Chev Chelios), Amy Smart (Eve), Jose Pablo Cantillo (Verona), Efren Ramirez (Kaylo), Dwight Yoakam (Doc Miles), Carlos Sanz (Carlito), Jay Xcala (Alex), Keone Young (Don Kim), Valerie Raw Miller (Chocolate), Glenn Howerton (Doctor Ankleson)

Fecha de estreno en Perú: 7 de Junio de 2007

Una mañana, Chev Chelios (Statham) se levanta de la cama con una llamada inesperada, adolorido luego de haber recibidos golpes en la cabeza. Al otro lado de la línea está Ricky Verona (Cantillo), un matón y traficante que le dice que le ha inyectado un veneno chino sintético llamado “Cóctel Beijing”. Ahora a Chev sólo le queda una hora de vida antes que su corazón se detenga por la acción del veneno, lo único que puede hacer es mantenerse en movimiento segregando adrenalina.

Muerte anunciada

Chev, luego de ver en un video dejado por Verona los detalles de su envenenamiento, sale a buscarlo para ejecutar la correspondiente venganza. Al mismo tiempo consulta a su doctor por una posible cura, la única opción es que mientras busca el antídoto, se mantenga en constante movimiento generando adrenalina en su cuerpo, para evitar que el veneno llegue al corazón, cosa que justamente sucederá en la trepidante y desesperada búsqueda de su verdugo.

La historia es similar a la de Speed, aquella con Keanu Reeves y Sandra Bullock, y también a la de D.O.A., clásico de Rudolph Maté de 1950, retomado en D.O.A., una cinta de 1988 con Dennis Quaid. Pero estamos en que Muerte anunciada es una película de acción, ¿una más? Digamos que sí y no. Sí, porque cae en muchas de las taras de las típicas películas de acción, historias incongruentes, poco reales y/o creíbles, estereotipos ridículos, entre otros, además claro del infaltable héroe indestructible, generalmente carismático y con un humor cavernario. El “no” podría empezar por ahí, por el humor, no es el humor grotesco, exagerado, obvio o escatológico que se desprende de comedias tipo Scary Movie, es un humor sencillo que coloca un elemento gracioso (con bastante precisión) y evita el tedio que puede generar la velocidad de los sucesos en la película, de los sucesos y de cierto abuso de los efectos para dar dinámica al relato.

También tiene a su favor que al tener una historia básica sin mayores complicaciones, no se crean vacíos; los personajes sólo se explican dentro del contexto en el que se encuentran, el matón es matón, el narco es narco, y el mafioso, mafioso; aunque esa aura de redención que se crea sobre Chev Chelios -la transformación de asesino de la mafia en hombre enamorado dispuesto a dejar todo por una rubia-, va en contra de ese patrón (sin ser determinante). La novia (Amy Smart) es una chica rubia guapa, tan estúpida como guapa, que no termina siendo más que un adorno del protagonista, un personaje que podía ser su hija(o), mamá, abuela, esposa, o cualquiera por el cual el héroe daría la vida, como corresponde en estas historias.

En conclusión, llega a ser una película de acción entretenida, totalmente intrascendente, pero que se deja ver, no te aburre, ni se torna insoportable, y eso es un mérito teniendo en cuenta las películas que llegan generalmente por nuestros cines.

Artículo anterior
Entrevista a Homero Simpson
Artículo siguiente
Tráiler de “Primitivo”

1 comentario

  1. Ariel Batres V.
    5 de agosto de 2007 at 4:27 — Responder

    Logré ver Crank; es decir, fue difícil aguantar los 87 minutos. Me pareció muy similar a Kill Bill: exceso de sangre, situaciones inverosímiles, carreras de autos en persecusión, el traidito que más parece Rambo pues todos le disparan y no sólo él no sale con ningún rasguño, sino que en el camino va matando a cuantos se le atraviesan, más o menos como 50 en toda la película.

    En suma: no la recomiendo; aunque algunos “expertos” le anotan cuatro estrellas, le pongo sólo una.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Muerte anunciada (2006)