La última de las novelas del chico mago Harry Potter y las reliquias de la muerte (Harry Potter and the Deathly Hallows) causó mucho revuelo entre los fans por haber sido anunciada como la tan estirada conclusión de la serie. Finalmente tanta intriga quedó develada en julio pasado para los consumidores. Ahora se anuncia otra campaña marketera dirigida a los pottermaniacos del cine: la adaptación de este libro sería realizada en dos partes. Así como lo leen, los estudios Warner han puesto el parche indicando que se trata de una decisión por motivos “artísticos” (¿?) y que su afán en este caso es que toda la “magia” del universo creado por J. K. Rowling no se pierda en las apretujadas exigencias de sintetizar el contenido para la pantalla.

Suena perfecto pero nos encontramos con la inconveniente pregunta de ¿Por qué no se hizo lo mismo con El cáliz de fuego o La orden del Fénix que son más extensos incluso? La obvia respuesta es que con el temor de que la escritora cumpla de verdad la promesa de haber llegado al final de la era Potter, la industria no deja pasar cualquier posibilidad de estirar la saga millonaria. En realidad poco tendrían que temer conociendo lo bien y rápido que ha aprendido las técnicas marketeras la escritora. La vida y muerte de Harry es algo tan variable como los directores de turno para recrear sus aventuras.

Harry Potter 8

Harry listo para la guerra, no a lo Eastwood pero si en dos partes

(Vía /film)