Claudia Llosa y el susto andino

Flor de papa

La flor de papa, la flor de papa…

La semana pasada el sitio español Blog de cine comentó la finalización del rodaje de La teta asustada, la nueva película que alista la limeña Claudia Llosa. Además de anotar esto, ahí se destaca parte del argumento de la película, que por cierto está disponible en la página productora del filme Wanda Visión (para los que quieran saber más de la trama). Aquí replicamos un extracto del mismo, el cual revela un detalle dentro de la historia que hasta ahora no habíamos visto mencionar en los medios peruanos, un elemento que por lo que leemos sintetizaría el espíritu andino de la historia, la papa germinando una flor blanca:

La violencia cotidiana sufrida en la época del terrorismo en Ayacucho, hace que Perpetua, una mujer mayor que vive exiliada en Lima, le transmita a su hija Fausta (Magaly Solier) lo que en los Andes llaman la enfermedad de la Teta Asustada. Una extraña creencia, o más bien un mito de la serranía andina, sobre una enfermedad que cargan los hijos de las mujeres que fueron violadas y maltratadas durante sus meses de embarazo en la época de Sendero Luminoso. Se piensa que la leche materna de aquellas víctimas se infecta de terror y se traspasa a sus hijos llenándolos de un miedo atávico.

Tras este hecho traumático, Perpetua y Fausta sólo se comunican cantando. Fausta acusa la enfermedad en momentos de miedo y tensión extrema sangrando por la nariz y conviviendo con el temor latente a la violación. La historia arranca cuando Perpetua muere y su hija Fausta quiere repatriar sus restos y enterrarla en su aldea natal. Pero pronto se descubre que Fausta oculta algo más: una decisión incubada por su propio temor a repetir la terrible experiencia vivida por su madre.

Junto con Wanda Visión, la producción está a cargo de Oberon Cinematográfica y Vela Producciones, manejando un presupuesto total de €1100,000. A continuación, unos fotogramas de la película y fotos de producción:

La teta asustada

La teta asustada

La teta asustada

La teta asustada

La teta asustada

La teta asustada

Artículo anterior
En Uruguay declaran de interés nacional "Matar a todos", filme sobre la Operación Cóndor
Artículo siguiente
Las cinco mejores escenas de Roger Deakins por Roger Deakins

4 comentarios

  1. 22 de septiembre de 2008 at 23:59 — Responder

    Sobre lo que dicen de “extraña creencia, o más bien un mito de la serranía andina”, hay pruebas cientificas de que el sindrome de la teta asustada no es un mito
    http://amazilia.wordpress.com/2008/09/07/preempting-la-teta-asustada/

  2. […] TETA ASUSTADA cuenta la búsqueda de un florecer. Un viaje del miedo a la […]

  3. Paola
    12 de febrero de 2009 at 19:45 — Responder

    como dijo un aleman rassismus pur esta pelicula es racismo puro. no existe ninguna enfermedad, ningun mito con el nombre TETA ASUSTADA, tampoco existe ningun ritual relacionado con esta falsa creencia inventada por una mente perversa.

  4. Amazilia
    14 de febrero de 2009 at 17:11 — Responder

    War is painful even in the womb
    The stressful effects of war and natural disasters may have long-term implications for the mental health of children – particularly girls – born months after the events. Researchers looked at nearly 90,000 births in Jerusalem between 1964 and 1976, and the effects of the Six-Day War between Israel and surrounding nations. They found that girls who were in their second month in the womb during the war were four times more likely to develop schizophrenia than children born at other times. Those girls whose mothers lived in areas that took direct artillery fire during the June 1967 war were 33 times as likely to develop the disorder. The effect was less pronounced among the boys: They were 1.2 times more likely to have the psychiatric disorder. A total of 637 cases of schizophrenia were diagnosed.

    BOTTOM LINE: “The legacy of conflict and disaster and war on a society may be present even in later generations,” said Dr. Dolores Malaspina, lead author of the study, and chairwoman of the New York University Department of Psychiatry. Boston Globe

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Claudia Llosa y el susto andino