Cineplanet La Molina

Tiempo sin escribir, sentimiento de culpa de por medio, martes el último día a elegir para ir al cine por la cantidad de gente, pero por coincidencia había una reunión de trabajo a las 10.30 pm. Hora difícil de creer pero siendo las 7.30 pm, no había mejor excusa para ir al cine, claro que trabajar hasta las 10 hubiera sido lo mas correcto, pero no nos engañemos, no somos personas correctas.

¿El cine? Cineplanet La Molina, la película escogida cuadraba en el horario perfecto; pude llegar bajando un cerro remodelado y con menos tráfico, fue relativamente sencillo. Por transporte público no creo que muchas sean las opciones, y dificulto que valga la pena puesto que la cartelera es relativamente modesta, “pudiente” nunca ha sido sinónimo de “cultural”. Como les comentaba, los martes es mal día para ir al cine, va mucha gente, es más barato, cierto, pero lunes y miércoles tampoco es muy caro, además dependiendo de la película el martes se puede hacer soportable. ¿A qué me refiero? Si deciden por una película como High School Music 3, Noches de tormenta o Mamma mia no es el día indicado, porque ahí sí las salas están a full. Ojo que no digo que las pelas sean buenas o malas, eso queda a cuestión, criterio y culpa de cada quien (pero para serles honesto no vería ninguna de las 3). Sin embargo, si van por una película que ya está de salida, de esas que, o bien ya tienen un tiempo en cartelera, o no son de las que llevan mares de espectadores, no representa mayor problema verla un martes.

Los precios, martes S/. 8.90, lunes y miércoles, S/. 13.50 (estamos por ahí, aunque en otros cines no hay tanta diferencia), de jueves a domingo S/. 16.50, ahí si cambia la cosa, porque una familia con dos hijos, más canchita gaseosa y taxi estamos por los 100 soles, o sea lo mismo que un DVD Miray, 3 pelas piratas, una coca cola de 3 litros y un dulcecito. Pero eso sí, el cine es cine, la experiencia es incomparable, pueden tener un plasma de 42”, un home theather Bose que cuesta como 3 Ticos, pero jamás será un cine. Seguimos: la dulcería. Bueno, los precios de todas las cadenas, por estos días un poco más caro, subío todo y al cine también le tocó, combinaciones de 13 a 15 soles en promedio, pero hay variedad de dulces, chocolates, snacks, etc. Digamos que por variedad no puede haber queja. El complejo tiene 8 salas, relativamente pequeño y como todo local con pocas salas, no podemos esperar películas muy caletas. Hay parqueo en el centro comercial, y aunque en la web de Cineplanet dice que te cobran, no fue el caso. Camino a la sala 6, quien me acompañaba me decía que este complejo era el mejor de la cadena, en realidad no es difícil de creer, toda la infraestructura es de primera.

Cineplanet La Molina

Ya en la sala confirmaba lo dicho por mi amiga. Pantalla curva, LED’s (luces) en las escaleras para ver los escalones, buen sonido, butacas cómodas, todo lo necesario para disfrutar una película. El público de martes también estuvo a la altura, ¿por qué la acotación?, porque muchas veces la película contiene escenas que generan reacciones no tan respetables en el “respetable”.

Saliendo, a diferencia de otras visitas, no hay recomendaciones austeras, salvo que el Plaza Vea de al lado los saque del apuro. El menú de lugares arranca desde el Bembos, y una par de pollerías, después hay un San Antonio, Starbucks, KFC y un par más del mismo centro comercial Moliplaza, pero eso sí, revisen su presupuesto. Cabe contar una experiencia sobre el Starbucks, que fue mi siguiente parada luego de la película: había una grifería (caño) que no cerraba bien, le hice el comentario al muchacho que atiende, a lo que respondió: “¡No!, es así, el agua tiene que correr porque ahí se lavan las cucharas de mezcla para preparar el café”. Me pareció contradictorio, porque mientras me entregan una servilleta de papel reciclado para conservar el medio ambiente, la grifería resume cantidades de agüita que serían bien recibidas en lugares no muy lejanos. En fin, prefiero pensar que fue un floro barato, y no una norma. [Nota del editor: lamentablemente lo es.]

Cerrando con esta crónica, el cine es A1, por los precios es lo menos que se puede esperar, es un cine de barrio, pero de barrio pudiente, recomendable para los parroquianos de la zona. Ir al Jockey sería una pérdida de tiempo con el cine que tienen ahí.

Cineplanet La Molina