Memorias de un asesino (2003)

Memories of MurderSalinui chueok
Dir. Bong Joon-ho | 130 min. | Corea del Sur

Intérpretes: Kang-ho Song (Detective Park Doo-Man), Sang-kyung Kim (Detective Seo Tae-Yoon), Roe-ha Kim (Detective Cho Yong-koo), Jae-ho Song (Sargento Shin Dong-chul), Hie-bong Byeon (Sargento Koo Hee-bong), Seo-hie Ko (Oficial Kwon Kwi-ok), No-shik Park (Kwang-ho Baek), Hae-il Park (Hyeon-gyu Park), Jong-ryol Choi (Padre de Du-man)

Luego de ver The Host del realizador surcoreano Bong Joon-ho, me lancé sobre la anterior cinta de este director, que algunos consideran aún superior. Así, por ejemplo, se nos presenta sin ambages los procedimientos violentos para extraer falsas confesiones a los sospechosos, al punto de resultar risibles. Así, por ejemplo, se nos presenta sin ambages los procedimientos violentos para extraer falsas confesiones a los sospechosos, al punto de resultar risibles.

Memories of Murder 1

Luego de ver The Host del realizador surcoreano Bong Joon-ho, me lancé sobre la anterior cinta de este director, que algunos consideran aún superior. No es caso, ya que se trata de películas muy distintas, pese a compartir algunos elementos (sobre todo) ideológicos. Memorias de un Asesino es claramente un policial, mientras que The Host es una película fantástica; ambas, sin embargo, son principalmente políticas y constituyen una fuerte crítica a la corrupción y la inseguridad ciudadana que caracteriza a los regímenes autoritarios, específicamente, el de Corea del Sur. Y comparten también un estilo que combina el drama con la comedia (no el humor negro ni cínico) sino lo irónico que resulta de situaciones completamente dramáticas.

Memories of Murder 2Así, por ejemplo, se nos presenta sin ambages los procedimientos violentos para extraer falsas confesiones a los sospechosos, al punto de resultar risibles. Asimismo, se muestran las precariedades del trabajo policial en una comisaría de provincias. Igualmente, se aprecia el poco respeto de la población civil hacia los encargados de investigar una serie de asesinatos en serie que conmocionan a todo el país entre 1986 y 1991. Todo ello resultado de los represivos reflejos condicionados de un régimen autocrático, aunados a condiciones de trabajo poco eficaces. Contra estos procedimientos chapuceros se opone un detective enviado desde la capital, Seúl, para apoyar la investigación. Gracias a ello las indagaciones avanzan, aunque sin éxito, ya que el criminal siempre va unos pasos adelante que sus perseguidores. Y es que, pese a que finalmente ambos detectives unen fuerzas para lograr la captura, son las mismas precariedades arriba señaladas las que –bajo la apariencia del azar (la mala suerte)– terminan por entorpecer sus esfuerzos. Y lo interesante es como el policía capitalino termina, él mismo, cayendo en los mismos procedimientos chapuceros de maltrato y tortura a sospechosos que terminan siendo inocentes. Dicho en otras palabras, no es un problema de falta de nivel profesional de los operadores policiales, sino que el mismo contexto político autoritario (con su descuido en el tema de seguridad ciudadana) termina condicionando y reduciendo la capacidad profesional y operativa de las fuerzas del orden.

Aquí es interesante la analogía con Zodiac, el filme de David Fincher, sobre un asesino serial en los Estados Unidos, que llegó a sortear con éxito el asedio policial durante la segunda mitad del siglo pasado. La diferencia entre ambos casos está en el tratamiento realista de la cinta que comentamos y que incide en el aspecto político del asunto. Aquí no se trata de evaluar la eficiencia policial, sino de encontrar las raíces de su ineficiencia; además, no se ahorra la exhibición de las condiciones de vida de los sectores más pobres del país. Asimismo, es interesante comprobar cómo la crítica al régimen se presenta bajo la figura de un cuestionamiento al accionar policial. En Zodiac, en cambio, el peso del azar (la suerte) es mucho mayor y conduce a que la película se centre en la obsesión de los perseguidores; lo que también termina siendo el caso en esta cinta coreana, pero con distintos desenlaces, distintas frustraciones y, como espectadores, diferentes desasosiegos.

Memories of Murder 3

Demás está decir que Memorias de un Asesino es un thriller con notables cualidades artísticas en cada una de las áreas de la creación audiovisual; empezando por un guión impecable, con un suspenso de escalofríos y la recreación de una atmósfera turbia, sin llegar a excesos expresionistas. A ello debe sumarse actuaciones adecuadas, fotografía y ambientación muy logradas, en fin, todas las características profesionales que disfrutamos en The Host, pero aquí puestas al servicio de unos contenidos políticos muy pertinentes para países como los nuestros. En efecto, en Perú mucha gente tiene la idea de que en los regímenes políticos “de mano dura” hay más orden y seguridad, cuando en realidad ocurre lo contrario. La represión política indiscriminada, por su naturaleza ilegal y la falta de control político o ciudadano, conducen a la desaparición de la institucionalidad o a su desmoronamiento. Entonces, lo que parecía un punto a favor de tales regímenes autoritarios –el orden– empieza rápidamente a desaparecer y ser reemplazado por la arbitrariedad y los abusos resultantes; los cuales no hay forma de visibilizarlos ni articular respuestas eficaces para revertirlos. En un régimen democrático, en cambio, hay al menos la posibilidad de denunciar y evidenciar los errores o la prepotencia del gobierno; e, idealmente, la probabilidad de frenarlos, neutralizarlos y superarlos.

Por todo ello, es útil y valioso difundir (y disfrutar) cinematografías “emergentes”, como la surcoreana, y no sólo por sus valores políticos, sino también estéticos en un amplio rango de géneros audiovisuales.

Artículo anterior
El intrépido Oscar Honorario del maestro Blake Edwards
Artículo siguiente
Tráiler de "Yulenka", ellas no juegan con muñecas

11 comentarios

  1. zzwendigo12
    19 de febrero de 2009 at 22:42 — Responder

    lo que más me perturbó de esta cinta fue que nunca se nos dice quién fue el verdadero asesino, sólo una mirada al final de la cinta nos revela algo, pero no pude llegar a descifrar quién fue en realidad.
    Pr lo demás, una verdadera obra maestra y una de las película imprescindibles del cine surcoreano.

  2. Juan José Beteta
    20 de febrero de 2009 at 1:04 — Responder

    La verdad es que, efectivamente, es perturbador. Pero parte del mensaje de la película es que esto no importante. Lo importante es el resto de los que vemos.

    • Anónimo
      3 de septiembre de 2010 at 14:10 — Responder

      una joya del cine.. nada q ver a esas peliculas vacias de contenido yanquis..

  3. Anónimo
    20 de febrero de 2009 at 9:12 — Responder

    Creo que es hasta mejor que Zodiac

  4. Mitnick
    20 de febrero de 2009 at 13:26 — Responder

    Para mi es una obra maestra y en mi opinion muy superior a “The Host”, que la verdad no disfrute mucho… see you around.

  5. Alex
    21 de febrero de 2009 at 21:32 — Responder

    … quiero ver esta peli pero no tengo acceso a bajarla, he visto dos copias diferentes en Polvos, una con menú y grabada parece de edición española -parece PAL- y otra con menú armado y pareciera de mejor calidad en video, para los expertos en copias Made in Polvos, cual me recomiendan?…

  6. kohtasan88
    6 de marzo de 2009 at 15:15 — Responder

    la vedad es una exelente pelicula y me deja muy intrigado el final…es mas es muy dificil saber quien fue el verdadero asesino..yo le apunto a el ultimo sospechoso…..todas las pruebas estan en su contra!

  7. […] surcoreano Bong Joon-ho, director de las impactantes Memories of Murder y The Host se encuentra próximo a estrenar su esperado nuevo largometraje. Mother se enmarca […]

  8. 27 de marzo de 2011 at 12:53 — Responder

    nunca entendi la peli

  9. carlos de argentina
    26 de mayo de 2012 at 22:58 — Responder

    yo tambien me quede con la intriga de saber quien fue el asesino!

    • Enrique de Costa Rica
      3 de noviembre de 2012 at 4:18 — Responder

      La respuesta que revela el verdadero asesino está al final de la película. La reacción del policía nos dice, ” fue él, cómo pude dejarlo escapar ”. Hay más posibilidad que sea el último sospechoso.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Memorias de un asesino (2003)