BAFICI 2010: Lourdes (2009)

Esta es la crítica de la película, pueden escucharla a continuación:

“Esta película no tiene un ápice de visión mística, al contrario, es firmemente documental, objetiva, incluso distanciada, la persona en que supuestamente se hará el milagro, no es muy creyente que digamos. El filme no cae en la propaganda religiosa, el contexto en el cual ocurren los hechos es más bien demasiado humano, con envidias, celos, incomprensión, humor, cinismo, que envuelve todo el ambiente. El valor de la película es que plantea más preguntas -que no se pueden contestar- que respuestas.

Cuando se le pregunta al cura porqué Dios escoge a unos y no a otros para curarlos, él responde que Dios es libre. Efectivamente, la sanación parece un asunto de azar y no exactamente de fe, ya que la protagonista no es precisamente una gran devota, sino una mujer relativamente joven que busca única e intensamente llevar una vida normal. Dios parece jugar con la ansiedad y el deseo de todos, como el gatón con el ratón, solo que aquí los ratones somos seres humanos. Esta parece ser la provocadora moraleja sobre el misterio y la fe católica que nos deja esta interesante película.”

[audio:http://www.cinencuentro.com/files/bafici2010/bafici2010lourdes1.mp3|titles=BAFICI 2010: Lourdes (2009)|artists=Crítica de Juan José Beteta] [audio:http://www.cinencuentro.com/files/bafici2010/bafici2010lourdes2.mp3|titles=BAFICI 2010: Lourdes (2009)|artists=Crítica de Juan José Beteta]

Sinopsis: Cuando Christine llega en su silla de ruedas a Lourdes, junto a otros peregrinos de su pueblito, no sabemos si su fe es más poderosa o su convicción mayor a la de los otros necesitados. Pero cuando descubre que su mano empieza a tener movilidad y que, quizás, pueda llegar a caminar sin ayuda de ningún tipo, los de su grupo desconfían de ella. Y el principio de seducción a un oficial es, directamente, el límite de lo soportable. Hay algo siempre sorprendente y enigmático en el tono que Hausner elige para construir Lourdes: entre el suspenso seco y la ironía leve, como si esa asepsia fuera la clave elegida para preguntarse si la fe o los milagros son filmables. Pero, a la vez, estas decisiones parecen una variación de las que ponía en práctica en su película anterior -Hotel- donde un clima enrarecido iba dando paso al “misterio” de un modo imperceptible pero sostenido. Es evidente que el de Hausner no es un cine de relato sino de personajes y climas, en donde todo está centrado en el ojo de la directora para detalles que revelan la inquietante ambigüedad del mundo. Vean el tráiler.

Eighteen
Artículo anterior
BAFICI 2010: Eighteen (2009)
Jaffa, the orange's clockwork
Artículo siguiente
BAFICI 2010: Jaffa, la mecánica de la naranja (2009)

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

BAFICI 2010: Lourdes (2009)