A casa por Navidad (2010)

A casa por Navidad

Cambio de paisaje

Cada vez estoy más convencida que muchos críticos, comentaristas, entendidos, o como el márketing de sus tarjetas anuncie, no ven las películas que tratan. O ven sólo los trailers existentes, o copian, a la sazón, descaradamente la toma de posición general, y boleto completado. No me explico la sarta de apelativos tan negativos que A casa por Navidad, filme noruego bastante apreciable, con el Premio al Mejor guión en el pasado Festival de cine de San Sebastián, ha recibido si no es por la razón arriba expuesta, al margen de excepciones. Su responsable, director, guionista y productor, Bent Hamer, es un autor estimado y reconocido en Cannes, que ha querido insertarse en la comercialidad (¿por qué no?) de la época navideña, como lo hacen miles de producciones norteamericanas y europeas, tiene todo el derecho a invocar a la hortera campaña navideña, como nosotros a dejarnos llevar un poco, como los niños, por esa magia.

Pero lo curioso es que no lo hace nada mal, y su película navideña goza de una diferencia marcada con respecto a los cutres e infumables productos yanquis navideños. Rociada de esa simplicidad estética y expresiva tan hermosa que caracteriza al cine nórdico (y nosotros estamos de plena temporada, como habrán comprobado), A casa por Navidad está rellenada con un grupo de historias adaptadas de un escritor noruego, Levi Henriksen, no publicado aún en nuestro país, cuyo título es, “Dejad regalos blandos bajo el árbol”.

En una mezcla entrecruzada de humor y drama, observamos las vidas de unas pocas criaturas solitarias, arrobadas por ese paisaje nevado del norte boreal, que devienen más susceptibles en la época navideña y lo que es de agradecer esa mirada está exenta de esa música de situación machacona de los productos habituales. Ambientadas en una pequeña ciudad noruega, Skogli, destacan la historieta del padre que se disfraza de Papa Noel para ver a sus hijos, dejarles sus propios regalos, y hacerle la gracia al nuevo novio de su ex pareja; la de el vagabundo alcohólico, reencontrado a sí mismo entre pinos navideños y una antigua conocida; la de la amante (despechada) que se sienta al lado de la esposa (engañada) en la iglesia; o la más edulcorada, pero no exenta de efecto, de la pareja kosovar que, huyendo de su tierra, dan a luz en una cabaña perdida, y tiene conexión con el extraño comienzo del film, afectando también a descisiones personales del propio médico.

En tono pausado, quizá pase más superficialmente por algunos relatos, para ajustarse a un tiempo corto, 79 minutos, este villancico moderno es, contrariamente a lo que afirman algunos, mucho más sutil e interesante que la británica “Love Actually”, de Richard Curtis, por el mismo tipo de estructura e intenciones.

Es inevitable caer en la edulcoración sobre estos temas, a no ser que se tenga la clara intención de construir una negra y ácida sátira sobre la Navidad, lo que no parece ser el caso del autor de la aclamada Kitchen Stories, 2003, quien afirma que quiso ambientar las historias en la Navidad para intensificar la lucha de sus personajes con su entorno y su soledad. Personajes normales, como nosotros, que seguirán luchando igual después de Navidad. Confiesa, también, que ha capturado el carácter noruego. Para variar del carácter hollywoodiense.

A casa por NavidadHjem til jul. Dir: Bent Hamer | 85 min. | Noruega, Suecia y Alemania.

Intérpretes: Arianit Berisha (Goran), Sany Lesmeister (Anka), Nadja Soukup (madre de Goran), Nina Zanjani (madre/francotiradora), Igor Necemer (padre), Trond Fausa Aurvag (Paul), Fridtjov Saheim (Knut), Nina Andresen Borud (Karin).

Estreno en España: 22 de diciembre de 2010.

Artículo anterior
Mis recuerdos del 2010 (Laslo Rojas)
Artículo siguiente
Las diez mejores del 2010 (Milton Calopiña)

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

A casa por Navidad (2010)