El maestro Jonathan Demme (“El silencio de los inocentes”) dirige esta película que ha dividido a los conductores de Pasaje 18.

Meryl Streep, fantástica como siempre, es una vieja rockera venida a menos que intenta recuperar a su familia. Pero el tono del filme no es dramático. Demme con mano experta lleva la historia a un final que hace sentir bien. Por supuesto, Kathy Subirana tiene una opinión muy diferente a la de Claudio Cordero. Dale play al nuevo episodio de Pasaje 18: