“Voy a la guerra por la alegría, por mi patria, por el amor que te tengo”. Esas son algunas de las conmovedoras palabras que el poeta Javier Heraud le escribe, desde Cuba, a su madre Victoria Pérez en noviembre de 1962. Tenía 20 años, dos poemarios publicados, había ido a estudiar cine, pero la fiesta revolucionaria y el triunfo de Fidel Castro lo sedujo radicalmente hasta unirse al Ejército de Liberación Nacional (ELN). Su temprana muerte (asesinado) al año siguiente en mayo de 1963 en Puerto Maldonado por la Guardia Republicana del Perú lo convirtió en leyenda y figura emblemática de una época donde muchos jóvenes soñaban con transformar el mundo.

Tras inaugurar el 23º Festival de Cine de Lima, “El viaje de Javier Heraud” (2019) es lo nuevo del reconocido cineasta Javier Corcuera que este miércoles 14 de octubre llega al 7º Festival de Cine de Trujillo. Producido por Quechua Films, en coproducción por La Mula Producciones y Tamboura Films (España), la película tiene como protagonista a Ariarca Otero, estudiante de arte y sobrina nieta del vate, que abre el cofre de los recuerdos para conocer un poco más sobre su tío abuelo. Es un viaje al pasado en la que ella recorre la ruta del poeta a través de cartas, fotografías, lugares y diálogos con familiares, amigos y testigos. Ahí tenemos a la hermana Cecilia Heraud, a la musa Adela Tarnawiecki, a los amigos poetas Arturo Corcuera y Leoncio Bueno, al ex guerrillero Héctor Béjar, al sobreviviente Alaín Elías, entre otros.

No es un documental biográfico estricto (el de la fría reconstrucción histórica o evolución paso a paso de las figuras populares), sino más bien oscila entre la semblanza, el testimonio y la reconstrucción familiar. Con un ritmo poético, una atmosfera emotiva y un tono íntimo que busca agradar/atraer a la mayor audiencia posible. Resaltan y atraen: la vibrante banda sonora de Pauchi Sasaki al son de violín y el piano, los sentidos poemas declamados en off por Emanuel Soriano y los archivos de época.