Festival de Toronto: Le lycéen (Winter Boy), de Christophe Honoré

Festival de Toronto: Le lycéen (Winter Boy), de Christophe Honoré

La rutina de un adolescente asume un vuelco emocional luego de un fatídico evento. En Le lycéen (Winter Boy, 2022), Christophe Honoré se inspira en sus vivencias personales para descubrirnos el duro proceso de asimilación ante la muerte de un ser querido para una persona en plena formación de su identidad. Lucas (Paul Kircher) está en su último año de secundaria y ya tiene expectativas para su futuro. Estamos ante el ejemplo de un adolescente abierto a las nuevas experiencias, desasociado de las etiquetas o cualquier rastro de conformismo u arraigo. Esto no resultaría peligroso de no ser por el advenimiento de la trágica muerte de su padre —significativamente encarnado por el mismo director—. Entonces, es frente a esa situación que dicha personalidad se torna peligrosa. De pronto, lo que en una circunstancia habitual resultaría ser un comportamiento que expresa vitalidad, en un ambiente funesto se torna un efecto autodestructivo. Se reconoce así la historia de un adolescente que ha perdido su brújula en todo ámbito. El problema es que es casi imposible percibir ese conflicto interno dado su antecedente de persona impetuosa, carácter muy propio de su edad. Lucas es una bomba de tiempo que sonríe por fuera, pero por dentro está gritando.

En ese sentido, Honoré extermina alguna idea de recrear un coming-of-age, etapa apropiada para este estudiante a vísperas de concluir la escuela secundaria. Sucede que cualquier iniciativa o esperanza de madurez en el protagonista se ve frustrada consecuencia de la obstrucción personal. Lucas es como un proyectil imparable que reacciona por inercia. A donde va o con quien se cruza, va provocando daño hacia él mismo y hacia los demás, y es en ese trayecto que hay una imposibilidad de reflexión, no hay consciencia o derecho a redimir eso que hace por impulso. Lucas no aprende, aunque tampoco desaprende. Se encuentra en un estado de anulación, en un piloto automático. Todo ello se descubre en un escenario invernal, en gran parte, en una París que el chico reconoce por primera vez, pero que, curiosamente, no manifiesta en él una embriaguez estimulada por esa fantasía tradicional que representa la ciudad. A los ojos de Lucas, esta es una París sin magia, sin personalidad, un lugar que podría ser cualquier otro. Es prácticamente una referencia similar a la que experimentan los derroteros de migrantes recién llegados a ese “lugar de las oportunidades”. Es decir, la anulación de la percepción de Lucas es tanto emocional como espacial.

Le lycéen expone entonces una fractura psicológica a partir de la experiencia de Lucas, lo que mal podría confundirse con el síntoma de la rebeldía adolescente. Vemos así al hermano o la madre malinterpretando las actitudes o decisiones del menor de la familia. Ahora, lo importante es también considerar que ello no implica que se está ejemplificando un juicio o crítica hacia adultos negligentes. Si bien Lucas es el centro del drama, cada miembro de su familia, los otros deudos, cargan y sobrellevan a su manera su propio luto. Christophe Honoré no deja de hacer apunte a cómo la muerte, dependiendo la persona, sus condiciones de vida, edad o proximidad que tuvieron con el fallecido, proyecta una reacción distinta y propia. Por lo tanto, nadie es culpable de desinterés hacia el otro miembro. Estos conflictos posteriores a la pérdida son parte de las consecuencias de una tragedia familiar. Le lycéen es una película que observa y grafica con mucho cuidado esos puntos ciegos luego del evento trágico. Estas son olas que vienen, se retiran y en algún momento podrían regresar con mayor brusquedad que la última vez. Y, claro, como toda tempestad, hay un momento en que se descubre la calma.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.