Icono del sitio Cinencuentro

[Crítica] La maternal (2022), de Pilar Palomero

La maternal

Los distintos aspectos de ser mujer toman el escenario en el Festival de Cine por Mujeres, de Madrid

He tenido la oportunidad de asistir a la ceremonia de inauguración del V Festival de Cine por Mujeres en Madrid, un punto de encuentro del cine realizado por mujeres que históricamente ha sido invisibilizado, y que pone en la escena frontal el talento de nuestras más recientes referentes del cine internacional. 

El festival inaugura entregando el premio a Una trayectoria profesional a Isabel Coixet (Mi vida sin mí, La vida secreta de las palabras, La librería, Elisa y Marcela, entre otras), icónica directora española, aunque reniegue del término icónica tal como lo dijo en su discurso de agradecimiento. Un discurso que estuvo lleno del característico humor de la directora que al día siguiente estrenaría su nuevo largometraje, el documental El techo amarillo.

Seguido por tan necesario reconocimiento pasamos a la presentación de la película inaugural del festival, La maternal, segundo largometraje de Pilar Palomero.

La maternal

La directora nos entrega unas palabras previo al visionado, en el que hablamos de aquellas adolescentes que rápidamente deben pasar a un rol para el que no se encuentran completamente preparadas. A su lado está la cantante La Húngara, quien forma parte del soundtrack del largometraje por su tema con C.Tangana, Tú me dejaste de querer, que forma parte de una de las escenas de la historia. Pronto sabríamos que para la cantante este largometraje significó mucho más, ya que, se vio reflejada en la historia debido a su propia experiencia personal habiendo quedado embarazada a los 14 años, como la protagonista.

La película inicia con una pareja de amigos (Carla y Efraín) viendo un video porno en el móvil, el contraste entre los jóvenes de apariencia de estos amigos y el contenido adulto que miran será el tono de la película, la línea entre esta juventud infantil y el ser adulto, con las responsabilidades que ello conlleva. 

Carla, interpretada por Carla Quílez, actriz que fue descubierta a través de Instagram, se convirtió en la ganadora más joven de la Concha de Plata en Interpretación en el Festival de San Sebastián de este año (donde fue el estreno mundial del largometraje). Carla -la de la película- es una adolescente revoltosa que vive junto a su madre en un restaurante abandonado en un pequeño pueblo de España, pero pasa gran parte del tiempo con su mejor amigo Efraín, haciendo destrozos en casas ajenas o jugando futbol con amigos. 

Desde un inicio vemos a Carla buscando a su madre, quien la mayor parte del tiempo no está o no le presta la atención necesaria, Carla se entrega entonces a practicar estilos de baile para Tiktok y faltar a la escuela. Pronto nos enteramos que la custodia no siempre la ha tenido la madre y que Carla se encuentra mal de salud. En un súbito momento, la adolescente se entera que está embarazada de 5 meses y es internada en un centro de acogida para madres jóvenes.

La maternal presenta en forma y contenido este paso brusco en el que una adolescente debe enfrentarse a las dificultades y responsabilidades de llevar un embarazo y volverse una madre sin haber pasado ella misma por su juventud a plenitud, sin haber experimentado a totalidad el ser una persona joven o haberse construido una identidad por sí misma. 

Palomero explora lo que es enfrentarse a un mundo de adultez con las pocas herramientas con las que cuentan estas jóvenes mujeres y cómo logran, a través de la comunidad de apoyo de un centro de acogida, poder entender su rol y adecuarse a la situación.

La directora concluye mostrando un relato cercanísimo de lo que es ser mujer, tanto desde la mirada de Carla, como de su madre, el resto de jóvenes madres con las que vive o de las historias que su madre le cuenta sobre su abuela. 

Nos muestra lo que es ser mujer en todas estas miradas y cómo prevalecer y triunfar frente a un mundo que las tilda de putas, las acosan o atacan, estas mujeres nunca optan por el rol de víctimas sino más bien asumen su rol de madres, de mujeres, se empoderan en su feminidad y logran perpetuarse en una vida tan complicada.

Carla, con el inmenso rol que debe asumir, no deja de ser una niña a pesar de también ser una madre, la vemos finalmente en su bicicleta (una acertada metáfora de su niñez), esta vez pedaleando con mayor dificultad que en escenas anteriores, pero con determinación de que logrará triunfar en lo que se proponga.

Pilar Palomero, quien escribe y dirige este proyecto, trata a su protagonista con muchísimo cariño y sin infantilizarla frente al espectador, frente a sus pares, Carla logra descubrir algo a través de los golpes que se da, pero ese algo no tiene precio.

La maternal fue producida por Bteam Pictures, una productora que en la actualidad está trabajando con grandes títulos que llevan a mujeres en posición central. El film continuará su paso por distintos festivales a nivel internacional y nacional, en España se estrenará el 18 de noviembre.

Estreno de «La maternal» en el Festival de Cine por Mujeres 2022
Salir de la versión móvil