Christopher Lloyd

“Volver al Futuro 3” es la entrega más floja de la saga, quizás porque Robert Zemeckis, Bob Gale y compañía decidieron reemplazar el ritmo enérgico y los continuos viajes entre …

Volver al Futuro es una de las películas más memorables de los años 80: divertida, llena de grandes personajes, diálogos inteligentes y una buena dosis de sátira. Combina elementos de …

Radioland Murders (Asesinatos en la radio, 1994) es una película que quise ver por años. No tanto porque me llamase la atención el reparto o el concepto, sino porque, al …

Un 3 de julio de 1985 se estrenó una película cuya única pretensión era entretener a la familia a través de un producto fresco y juvenil, y de paso mostrarnos …

Gracias al formato digital DCP, podemos ver en pantalla grande Volver al futuro (Back to the Future), el cuarto largometraje de Robert Zemeckis, relanzado el 2010 por los 25 años de su estreno. Sin perder la emoción del reencuentro con un clásico de la infancia, es la oportunidad de revisitarlo y apreciar las virtudes y limitaciones que lo convirtieron en un gran éxito.

Los esfuerzos se centraron en tener un dúo efectivo, una trama suficientemente ingeniosa, ágil y verosímil, un trabajo laborioso de dirección artística –que va del vistoso DeLorean al conjunto de locaciones suburbanas de tibio desarrollo del ficticio Hill Valley–, y unos convincentes efectos especiales.

Todos esos objetivos se lograron, empezando por la notable química de Michael J. Fox y Christopher Lloyd, que maneja hábilmente, a punta de diálogos de timing muy preciso que se solazan en el absurdo.

Piraña 3D, quinto largometraje del francés Alexandre Aja y tercero de producción norteamericana, coloca a la población de una pequeña localidad de Arizona y sus numerosos veraneantes, en un escenario dantesco, el ataque implacable de un antepasado prehistórico de la piraña, supuestamente extinguido, que de pronto emerge masivamente de las profundidades del mar.

Durante casi noventa minutos, lo que hace Aja es contraponer dramáticamente, en el lapso de veinticuatro horas, la vida despreocupada de una juventud inconsciente de todo riesgo, adicta al relajo y el exceso, con la rápida evolución de la amenaza submarina, que al inicio cobra víctimas de modo discreto y termina provocando gran mortandad y jaqueando la entera administración de la jurisdicción.

Back

Estrenos Peruanos