En tierra hostil

En tierra hostil

Con The Hurt Locker, (adosado el título en castellano “En tierra hostil”) Kathryn Bigelow no nos da tregua. No la da ni para la mediocridad comercial, ni para el estatus de estrellas intocables, ni para depender de productoras que coartan el poder creativo. Ella pasa de esos pagos, y ha tenido suerte, porque la Academia de los premios más comerciales parece posar el objetivo, últimamente, en la calidad, sino que se lo digan a los hermanos Coen, que aún mirarán el Oscar como si fuera una ilusión óptica.

Como mujer me enorgullece que Bigelow haya acaparado 6 Oscars (Mejor película, dirección, guión, sonido y efectos sonoros) por un trabajo que en sus inicios probablemente no esperaba cosechar tanto éxito de crítica. Desde su presentación en el Festival de Venecia 2008, la novena película (en una carrera de 28 años) de la realizadora estadounidense de 59 años ha roto con el mito de que cine independiente es igual a salas vacíos y ausencia de premios, los Oscar entre ellos.

Back