Francia | Cinencuentro - Parte 2 | %blog_title% | Cine peruano

Francia

La distancia del sujeto observado, el tiempo de los planos, el corte directo del sonido y la general poca profundidad de campo, conformaban el viejo y preciso mecanismo con el que los hermanos Jean–Pierre y Luc Dardenne solían observar a sus héroes de las clases bajas francesas para poner en discusión el ethos europeo.

A Dos días, una noche, le han dado más aire de plano, paneos que preceden al movimiento del personaje, unos cortes menos abruptos, e incluso alguna que otra secuencia donde se puede hablar de música empática que no termina de disfrazar bien su diegetización.

Saint Laurent inicia proponiéndose como un ejercicio de exploración sobre los años que constituyeron la formación de la fama mundial del modista entre los fines de los 60 e inicios de los 70 y de paso la concreción de su filosofía. Así en un momento la película aborda una contradicción sobre la vacuidad del mundo de la moda y su reflexión como un oficio artístico.

Yves Saint Laurent, tal cual es abordada la película, cruza muchas veces esta cuestión, incluso a un nivel formal teniendo un montaje paralelo entre los eventos políticos por año y la presentación de sus respectivas colecciones.

Adore, película de Anna Fontaine estrenada en el Perú como Pasiones prohibidas, es un drama delicado, moderadamente transgresor, propicio para el aprovechamiento actoral y, sobre todo, para una cierta fineza en la narración.

El relato traza la larga amistad de dos mujeres sensibles y atractivas, Lil (Naomi Watts) y Roz (Robin Wright), quienes entablan desde la niñez un afecto especial y un potencial de alta complicidad que incluso coquetea con el lesbianismo y que de alguna manera van a cristalizarlo indirectamente en la madurez.

En Philomena, Stephen Frears conduce con preciso pulso a sus intérpretes, graduando emociones y dosificando energías, y por supuesto dando a Judi Dench la oportunidad de un lucimiento natural, entre maternidad doliente, incertidumbre, desubicación por salir de su pequeño espacio, discreción, fragilidad, fe religiosa y confianza ciega en determinadas personas.

Aquello contrasta con el perfil de Sixsmith: pragmático, cosmopolita, ateo, temperamental y ávido de información impactante. Así el autor traza sutilmente una trayectoria física, ideológica y emotiva, acercando los puntos de vista de sus protagonistas y fusionándolos alrededor del desprejuicio, la tolerancia y el respeto a la dignidad humana.

Ya fuera de la sala aún no me cerraban las nociones de tiempo en la diégesis. Adèle canta I folow rivers en su fiesta de cumpleaños 18. Por la fecha del hit eso debería ser al menos el verano del 2011. Entonces probablemente Adèle arranca a los 15 con sus cuestionamientos sexuales, digamos como mínimo en el 2008. Después de esa larga elipsis donde estudia una carrera, se muda con Emma y ésta se cambia el color del pelo, deben haber pasado unos tres años. Si La vida de Adèle se estrenó en mayo del 2013, estaba haciendo futurología Abdellatif Kechiche para los próximos 5, 7, 10 años mientras la montaba, una sensible diferencia al comic del que se basa la película, publicado en el 2010, que textualiza que la historia de Clémentine, su protagonista, comienza en 1995 para acabar en el 2008.

¿Recuerdan Marius et Jeannette, hermosa película sobre la clase trabajadora a fines de los años 90? El realizador francés de origen germano–armenio, Robert Guédiguian desarrolló una exitosa carrera, con cerca de 30 títulos como productor, entre autorías propias y ajenas, y 17 largometrajes dirigidos. El más reciente, Las nieves del Kilimanjaro (2011), de notable nivel y sin relación con la obra homónima de Ernest Hemingway, se vio en Lima en el 25° Festival de Cine Europeo.

Love in the Buff

Mi 2012 en películas ha sido poco eventual, por lo que mi lista (por el momento) me parece algo rara y un poco tramposa. Me han faltado ver muchas películas, …

Tout est pardonné

Opera prima de la directora Mia Hansen-Løve, Todo está perdonado es una cinta que muestra en forma distanciada una crisis de pareja y sus consecuencias sobre una hija pequeña. El …

2da Semana de Cine Frances - afiche

Se anuncia la programación para el ciclo 2ª Semana del Cine Francés, organizado por la Embajada de Francia y el Centro Cultural PUCP. La muestra con lo más reciente del …

Partir

Este filme, también conocido en el mercado internacional como «Leaving», es quizás el más arriesgado y complejo de la francesa Catherine Corsini.
Narra la historia de Suzanne (Kristin Scott Thomas), fisioterapeuta que turna su tiempo entre la modorra sentimental de los cuarenta, casada y con dos hijos adolescentes, y una acomodada vida burguesa y tranquila. Aburrida de no hacer mucho, decide abrir nuevamente su consultorio laboral.

Allí, en los preparativo conoce a un obrero, Iván (Sergi López), duro y taciturno. La atracción es inmediata. Suzanne se enamora intensa y físicamente, tanto que decide abandonar a su familia y experimentar un mundo incierto, pero placentero y emocionante.

Enterrado, segundo largo del español Rodrigo Cortés, plantea una acción límite en un espacio que apenas permite desesperarse, maldecir, buscar salidas y luchar por sobrevivir, consumiendo paulatinamente el escaso oxígeno que puede caber en un ataúd.

La puesta en escena se convierte en una clase de cine, echando mano de una calculada edición, a cargo del mismo autor, y de las posibilidades lumínicas y sonoras en una locación de unos cuantos metros de tamaño.

Durante largos segundos, el ecran oscuro sólo ofrece ruidos ininteligibles antes de la primera imagen amparada en el encendedor que Paul Conroy tendrá como extensión de su brazo en todo el relato, una fuente de luz que arde, oscila y expira al ritmo de su ansiedad.

En El escritor oculto (The Ghost Writer), el largometraje número dieciocho de Roman Polanski, el anónimo redactor que interpreta Ewan McGregor es el individuo que ingresa con relativa inocencia –después de todo, cobra 250 mil dólares– a un universo complejo, lleno de meandros y antifaces, que lo va jaloneando y absorbiendo desde múltiples intereses que se superponen permanentemente.

Es el hombre común que se convierte en pieza utilitaria de un sistema turbio que no entiende del todo, y ante el cual pretende cierto grado de autonomía por instinto periodístico –que al inicio desdeña pues asume que su labor no es investigar sino sólo pulir el relato del cliente– y de sobrevivencia.

El conflicto es, entonces, si logra desentrañar el trasfondo oscuro que esconden las memorias de un ex primer ministro británico, envueltas en relaciones con agentes de la CIA y antecedentes borrosos, y vivir para contarlo.

Chloe

Chloe, duodécimo largometraje de Atom Egoyan, es un remake de la cinta francesa Nathalie X (2003), de Anne Fontaine, que protagonizaran Fanny Ardant, Gerard Depardieu y Emmanuelle Béart, cuyos personajes son asumidos esta vez por Julianne Moore, Liam Neeson y Amanda Seyfried.

Se trata de un avieso triángulo amoroso, que surge del atrevimiento de una joven intrusa que encarna los miedos de un matrimonio gastado, inseguro y distante, la fantasía llevada al doloroso trance de la ejecución (in)voluntaria que desata el caos.

Hasta cierto punto, el relato juega con el artificio y hace de él su soporte narrativo, pero no sorprende al espectador, que siempre entiende claramente la maniobra, y en la parte final cae en la trampa tipo Atracción fatal, el trillado estallido de la patología que se rebalsa y desafía al peligro.

En Océanos, de Jacques Perrin y Jacques Cluzaud, todo es luminoso y transcurre a la luz del sol o cortado por las sombras que éste proyecta. El hombre es tan sólo una voz o una silueta oscura imposible de confundir discurriendo en un mundo que no es el suyo. O bien interviniendo grotescamente para depredarlo sin más. Un orden no muy distinto del que habita la superficie rige el fondo salvaje de las aguas.

Se nos lleva no por una sociedad sino por los distintos tipos de sociedades que convergen en los océanos del mundo. Criaturas de variados aspectos y caracteres, solitarios o gregarios, lentos o rápidos, pesados o ligeros pero siempre unidos por una constante que parece irreprimible: el movimiento.

el exorcismo de dorothy mills

La quinceañera Dorothy Mills (notable Jenn Murray), frágil cuando refleja su miedo y demoniaca cuando lo produce desde sus personalidades múltiples, es el eje del relato. Para su tratamiento psiquiátrico, la terapeuta Jane Morton (Van Houten) se trasladaría de la península irlandesa hacia una remota isla, donde el misterio y el ocultismo parecen ser sus menesteres.

Asimismo, la pequeña, con sus brotes paranormales, remecería profundos temores de la comunidad a la que pertenece, taimadamente violenta, escondida detrás de su conservadurismo católico y pastoril, que la doctora podría descubrir tras su arribo.

Back

Estrenos Peruanos