James Gandolfini

Cuando iba a ver The Master, a veces prefería ver a la gente mientras medía por dónde andaba la película por el audio. Esperaba ver su reacción cuando se avecinaba un momento que me ha afectado. Por ejemplo he hecho el ejercicio de no parpadear mientras Freddie Quell es sometido a la primera sesión de pruebas de Dodd.

He tratado de ver si alguien más lo ha hecho, en esos momentos, mientras espero el gesto de mi vecino, todo desaparece, pienso tanto en lo que he sentido como en lo que puede sentir el otro en ese fragmento, que no me alcanza a pensar en nada más. Por esos momentos tengo la sensación de que el hombre no debe ser solo. Empiezo a creer que tal vez eso, que alguien trató de definir como punctum, de tan personal, sea lo más vinculante entre los hombres.

Back