José María de Orbe

aitá

Estéticamente virtuosa pese a la austeridad de su rodaje, Aitá, de José María de Orbe, es una película de ribetes místicos, que enfrenta a la fe y al ateísmo en variadas representaciones. La plaza neutra del conflicto es la vieja casa deshabitada, histórico Palacio de Murguía en el País Vasco, a la que no se la presenta ni célebre ni contrariamente marchita: ambigua, no se distingue entre monasterio o residencia fantasmal. Tal palacio funge como un espacio de la «realidad» dispuesto a ser manipulado por los recursos expresivos del cineasta donostiarra.

Aita

Abril es temporada de caza para los cinéfilos de Latinoamérica. Durante los días del Bafici no hay quien no cace buena presa. Y es que la oferta es tanta que …

Back