Los hombres que miraban fijamente a las cabras

Los hombres que miraban fijamente a las cabras

George Clooney forma parte del entorno de los Coen, es amigo y ha trabajado con ellos en varias ocasiones. Este atractivo espécimen produce, escribe, dirige, actúa, asesora, y todo lo hace con acierto. El guión Buenas noches y buena suerte, 2005, escrito junto al también actor Grant Heslov, fue nominado por la Academia. Heslov y Clooney formaron en 2006 la productora Smoke House.

Mézclese todo esto con unas gotas de «Star Wars», un chorro de road movie de desierto, tres cuartos de estrafalaria obra periodística de investigación, (concretamente la del británico Jon Ronson) y unas cáscaras de parodia y cierto humor de serie televisiva, bien distribuido el conjunto en un escenario bélico sin batallas, pongamos que Irak. El resultado es algo tan surrealista y pintoresco como Los hombres que miraban fijamente a las cabras, en un debut de dirección de Grant Heslov, con Clooney de actor y productor, y unas hechuras exactas a la autoría crítica y cínica de los Coen, en especial a aquella caótica visión, imitando incluso sus altibajos en la trama, de “O Brother!”, excluyendo las melodías musicales.

Back