Más allá de la vida | Cinencuentro

Más allá de la vida

Junto a un guionista de la talla de Peter Morgan (The Queen, El último rey de Escocia, Frost/Nixon), Clint Eastwood ha trazado en Más allá de la vida historias que giran en torno a la muerte como eje, componiendo una honda reflexión sobre algo que nos puede alcanzar en cualquier momento, no importa la edad, no importa el status, no importa el lugar, aunque sea en la vejez cuando más presente se haga en el pensamiento.

Clint no es dado a temáticas sobrenaturales, sino más bien a tocar la realidad por muy dura y cortante que sea. ¿Pero es real lo que abordan Eastwood y Morgan en esta producción? Es real la incomprensión de la ausencia del ser, la percepción del mundo como lo entendemos, y el repentino misterio del no ser.

Para meditar y explorar sobre algo tan difícil y misterioso, nuestra humanidad por nuestra mortalidad, la película se mueve entre tres historias personales, cada una en una parte del mundo.

Más allá de la vida (Hereafter) es una película correcta, pero sentimos que Clint Eastwood no se mueve a sus anchas en el mundo sobrenatural, de habilidades extrasensoriales y experiencias en el límite de la existencia.

Tres personajes lejanos entre sí acabarán reuniéndose: George Lonegan, ex reconocido psíquico que intenta ganarse la vida de otra manera, abrumado por los pesares de sus atribulados clientes; Marie LeLay, reconocida periodista francesa que sobrevive al cataclismo del Océano Índico de diciembre de 2004 y afecta su labor; y Marcus, un niño de doce años que se obsesiona con la muerte de su hermano gemelo y no cuenta con su alcohólica madre para procesar el dolor.

El problema empieza en el guión del prestigioso Peter Morgan (La reina, El último rey de Escocia, La otra reina, Frost/Nixon), un autor que domina los entresijos y las tensiones del poder, pero que esta vez nunca logra el tono preciso entre las situaciones melodramáticas y los atisbos paranormales.

Back

Estrenos Peruanos