[Crítica] “Sebastian”, un continuo conflicto de identidad

El verdadero problema en Sebastián (2016), de Carlos Ciurlizza, radica en sus recursos más elementales. Esta ópera prima revela con notoriedad dificultades que emergen de su trabajo, tanto técnico como actoral. Esto se ve manifiesto, por ejemplo, en ciertos encuadres o movimientos de cámara descuidados, además de la sobreactuación o una dureza interpretativa de una parte del elenco protagónico.

Sin embargo, su historia, a pesar de ocasionalmente sostenerse de clichés correspondientes a la temática sobre la homosexualidad, no desmotiva del todo. Lo más interesante de su trama sucede al final de la película; casi una especie de coda que evoca en un inesperado giro. Es el momento en que el personaje asimila y reflexiona en base a todo lo que ha acontecido.

Sebastián relata la historia de un personaje en un continuo conflicto de identidad, a propósito de un retorno. Nada parece haber cambiado desde que se marchó de su pueblo natal, y eso lo incluye a él mismo, a consecuencia de su reencuentro con un antiguo recuerdo. En relación a esto, se afloran los prejuicios sociales como los del mismo Sebastián (producto de su abnegación como hijo). La revelación de un secreto expande la incertidumbre del protagonista principal, la que se arrastrará incluso para cuando todo ese tema parecía cerrado.

Carlos Ciurlizza

Artículo anterior
[Crítica] "El Conjuro 2": Tensa y escalofriante, James Wan lo hizo de nuevo
Artículo siguiente
[Review] "Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras": De vuelta a los años 90

1 comentario

  1. […] Sebastian, de Carlos Ciurlizza. Esta producción chiclayana del 2014, protagonizada por su propio director y Katerina D’Onofrio, se estrenó finalmente este año el 2 junio. (Ópera prima) […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] “Sebastian”, un continuo conflicto de identidad