CloserCloser
Dir. Mike Nichols | 104 min. | EE. UU.

Intérpretes:
Natalie Portman (Alice)
Jude Law (Dan)
Julia Roberts (Anna)
Clive Owen (Larry)

Guión: Patrick Marber; basado en su obra teatral “Closer”.

Estreno en Perú: 24 de febrero de 2005

El veterano Mike Nichols regresa una vez más con esta historia de encuentros y desencuentros en la gran urbe, Londres en este caso. Tras una trayectoria larga e irregular lo que podemos ver en esta película es un compendio de lo bueno y malo de su cine.

Closer

La historia gira alrededor de cuatro personajes principales. Parejas en variados tiempos y distinto orden. Dan conoce fortuitamente a Alice, de ahí ambos a Anna y luego a Larry. El terreno está servido entonces para que estos corazones en conflicto se sometan a los juegos del destino.

Como en sus buenas películas (The graduate por ejemplo) se aprecia el talento de Nichols en la dirección de actores (los más agradecidos deben ser los ahora posibles actores dramáticos Natalie Portman y Clive Owen) y su habilidad para airear los filos melodramáticos con algunas pinceladas de humor. Salvo aquella insólita de la correspondencia electrónica que más bien parece un cuerpo extraño dentro de la cinta.

Pero aún así la cosa no va muy lejos, en medio de estas pugnas e infidelidades, Nichols no logra escapar de cierta teatralidad que se hace obvia desde la simétrica repartición de los roles protagónicos. Todo el conflicto se desencadena casi de manera exclusiva por el lado verbal y entonces el escenario casi de tres paredes se apodera del film, claro, sin que esto haga menoscabo en el trabajo de los actores, todos a la altura de las circunstancias. Apreciamos más a unos que otros de acuerdo a la simpatía o no que nos provoquen, pero es evidente que detrás de ellos hay una mano experta.

Habría que citar aun así algunos momentos cinematográficos de innegable eficacia como la secuencia inicial de una frescura como no se le veía a Nichols desde hace tiempo o aquel paseo por el night club en medio de los delirios del despreciado Larry y las coqueterías de la evanescente Alice. En ellas la película supera el nivel mediano del que no sale casi nunca. Como que le faltó el suficiente nervio, tensión e incluso desencanto para meterse dentro de los desequilibrantes y perturbadores momentos de compromiso sentimental. Ejemplos de la poesía que se crea alrededor del gran tema del amor abundan.

Sin llegar a decir mucho, Closer es, a pesar de los reparos que se le pueden hacer, una película que se deja ver y bastante mejor que las otras que le habíamos visto al director en estos últimos años como The Birdcage, Primary Colors y What Planet Are You From?, aunque en el lado positivo habría que citar su interesante telefilme Wit protagonizado por Emma Thompson.

Jorge Esponda