Autor Jorge Esponda

“Kurt Cobain: Montage of Heck”: El montaje de la leyenda

Temor y fascinación es lo que suele generar cualquier acercamiento, homenajes incluidos, a la vida del exlíder de Nirvana, a la estela maldita que dejó en la música de las dos últimas décadas y en el imaginario popular, de aquellos… Seguir leyendo →

Mis películas del 2014, por Jorge Esponda

Aún con las limitaciones que tenemos en cuanto a estrenos en cartelera, se puede rescatar un grupo de títulos valiosos y no poco variados:
1. Inside Llewyn Davis
2. Post Tenebras Lux
3. Boyhood
4. The Wolf of Wall Street
5. Cold Eyes

Un método peligroso de un Cronenberg mayor

Revisamos uno de los mejores estrenos del año. Un David Cronenberg maduro nos entrega Un método peligroso.
No es una película sencilla, aunque más que nunca el director canadiense simule eso, cosa que ha hecho que la película sea tildada de retrato de época. Pero eso sería reducir a meros signos exteriores, las ideas centrales que subyacen en las capas que este filme va exhibiendo a cada episodio de los casi diez años en la obra y experiencias de Carl Gustav Jung y su relación con Sigmund Freud y Sabina Spielrein.

Jodorowsky: “Santa sangre”, o el esperpento perpetuo

Esta cinta posee varios de los mejores momentos de la obra de Alejandro Jodorowsky en el cine. Para cuando se estrenó, todo esos entretelones y humaredas provenientes de la edad de la contracultura, que alimentaran su mito subterráneo, ya se habían disipado. Eran las postrimerías de los años 80 y hasta cierto punto era más que un reto esta nueva tentativa fílmica del gurú-autor.

Seguramente eso fue lo que motivó que ‘Jodo’ inclinara la balanza hacia una mayor aproximación al cine de género, en una extraña película ambientada en un México donde todos los personajes hablan en inglés y se adaptan al tronco del giallo.

Jodorowsky: “El ladrón del arcoiris”, o un remedo de Alejandro

El ladrón del título no es el típico personaje de Jodorowsky aunque haga su intento.
Vive en un mundo subterráneo y dislocado con el que se intenta emular a los de sus antecesores en la filmografía del chileno, pero cuando escapa a la superficie nos revela que el director se mudó para esta ocasión a los incómodos espacios de una producción menos personal, incluso tan amable que sabe a una imitación de algún admirador anglosajón de su universo bizarro.

Jodorowsky: “Tusk”, o la vida luego de “Dune”

Tusk, la película que Jodorowsky asumió tras el fracaso de Dune (los derechos serían comprados por Dino de Laurentiis y su realización terminaría consumada por David Lynch).

Basada en una novela del británico Reginald Campbell, Tusk es una película tan aparatosa y técnicamente tan defectuosa como las anteriores. Pero a diferencia de aquellas, donde esa apariencia poco profesional se convertía en efecto perfecto para desenvolver esa vocación de artista underground, brutal y alucinado, en esta cinta de producción francesa se ve a Jodorowsky carente de ese aliento trasgresor, que filma por cumplir y sin urgencias propias.

“Kukuli”: Urpichallay cincuenta años después

Tras años de dar vueltas en festivales y cine clubes, Kukuli ha contado con valoraciones diversas: desde las que la consideran una joya escondida del cine mundial a las que en buen o mal grado han resaltado, digerido y analizado su candor, sus reparos o un excesivo entusiasmo por méritos que no necesariamente son tales.

Dersu Uzala (1975)

Tras cinco años de ausencia de la producción cinematográfica, Akira Kurosawa regresó en 1975 dispuesto a superar la mala experiencia de Dodes’ka-den, otra de sus mejores películas largamente subestimada al momento de su estreno. Su fórmula para exorcizar el trago amargo fue continuar con las exploraciones estilísticas que le interesaban en esa etapa.

La oportunidad se le presentaría con esta película rodada en los más inhóspitos parajes de Siberia, bajo la producción de la Mosfilm. Dersu Uzala se inspira en las memorias del explorador y militar Vladimir Arseniev, cuyo viaje para trazar mapas de la zona estuvo guiado en su mayoría por el personaje al que alude el título, un cazador vagabundo que trastocará su forma de entender el mundo y que la película convierte en motivo de una reflexión sobre el cine de aventuras tanto como de la progresiva disminución de los espacios para el asombro y el descubrimiento.

« Entradas anteriores

© 2005 - 2021 — Cinencuentro — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑