El último tango en Paris (1972)

Ultimo tango a Parigi

Last Tango in Paris

Bernardo Bertolucci desarrolló desde mediados de los años sesenta y durante todos los setentas una trayectoria tan precoz como fascinante, surgido de la generación de cineastas posterior a la de los grandes y personales autores del cine italiano como Rosellini, Visconti o Fellini, el joven Bertolucci supo extraer muy bien las inquietudes de su tiempo y añadirlas a su personal universo a la vez tributario de la elegancia de Visconti y el lacerado universo de los más míseros heredado de Pasolini y su apego al marxismo. Lastima que la inspiración se le haya agotado en los últimos años pero ahí quedan sus perdurables joyas inimaginables en otro momento y lugar que el muy particular en el que se estrenaron. Last Tango in Paris es el paradigma de esto.

En los convulsos comienzos de los setentas una chica francesa común y silvestre amante de las utopías de moda (la emblemática Maria Schneider, símbolo de esa época de destapes) y un americano de mediana edad triste y confundido (Marlon Brando en uno de sus papeles más arriesgados y brillantes) comienzan una relación que pretenden libre en todos sentidos no saben ni sus nombres y solo se abandonan a todo gusto al sexo sin compromisos en un inmenso y derruido edificio en la ciudad luz, escenario de esta historia límite que con gran talento el director nos la convierte en una odisea existencial inolvidable.

Ya no hace falta citar el gigantesco escándalo que suscitó, puesto que mas que novedoso el desnudo, era el comportamiento en la intimidad lo que en su soltura todavía provoca alguna que otra sensación. Pero con envidiable maestría (ya no sorprendente en quien ya había realizado films notables como Il Conformista) Bertolucci desarrolla esta historia como caja de resonancia de su particular visión de esa época: la juventud ávida de ideas y actitudes libertarias ya sea por convicción propia o por pura moda, en contra de sus padres, como niños contestones. La película toca un tema muy en boga en ese momento: las brechas generacionales, el cada vez más acentuado distanciamiento o incapacidad de entendimiento entre los jóvenes y los mayores, que en esta película alcanza una curiosa unción en medio de las trincheras. La chica vive con el recuerdo del amor a su padre (militar, es decir conservador) y él vive atormentado por el recuerdo de su esposa que se suicidó. Bertolucci no rehuye mostrárnoslos en su soledad, su acercamiento puede ser un tierno pedido de amor y comunicación entre dos generaciones más allá de intransigencias y poses. Los matices incestuosos no son rehuidos, forman parte de ese todo, esa atracción que supera lo físico y que por ello desviará todo hasta un punto insoportable quiéranlo o no.

Aquí como varias veces, la foto del gran Vittorio Storaro es fundamental, esos atardeceres anaranjados o rosados son expresión de esa nostalgia, es un pequeño oasis donde por un momento ambos se alejan de las presiones exteriores como niños desnudos en el jardín del Edén. Pero no hay concesiones, los tiempos cambian, corren rápidamente, ni el pequeño santuario los podrá alejar de la realidad. Acaso el último tango será su estrafalaria despedida en un vetusto salón de baile, acaso prueba de otro tiempo todavía anterior que el de ellos. Ahí al ritmo de los sensuales acordes del argentino Barbieri culminará su pequeña travesura, hay que despertar, son nuevos tiempos, somos distintos.

Jorge Esponda

Artículo anterior
La intérprete (2005)
Artículo siguiente
Lejos del mundo (2003)

20 comentarios

  1. 23 de septiembre de 2006 at 13:58 — Responder

    no me alcanzarían palabras para describir lo que es esta gran obra ,.. que desplega tanta mágia tanto en la literatura como en el cine…
    la temática es mucho más expresiva y llena de armonía que cualquier otra que quira y/o pueda ser llamada novela de corte directo.
    el ultimo tango en prarís una gran obra con fantásticos actores del porte de marlon brando …El hombre … para mi uno de los GRANDES ….
    tanta mágia se da en cada capítulo, tanta fantasía que se crea en cada letra .. en cada párrafo en todo el texto.
    es trivialidad de sentimientos, es mucho mas que pasión es mucho más que amor… es simplemente utopía sentimental.. creer que puedes amar a alguien hasta el punto de dejar a lo que uno está acostumbrado a hacer solo por eesa razon que te motiva a cada instante.
    el amor y todo lo que al final Paul se da cuenta de que podria compartoir kon Jane …
    aunque ya las circunstancias no se presten para ello.

  2. mia
    12 de noviembre de 2006 at 2:41 — Responder

    Cuando lei este libro tenía escasos 16 años y entenderán porque dejó en mi un fuerte y dulce recuerdo, no he visto la película, tengo la idea de que el libro siempre es mejor y aunque he querido leerlo de nuevo 16 años después no he podido porque no lo he encontrado, quisiera recordar porque tuve durante años un sueño recurrente con mantequilla…

  3. erika
    16 de noviembre de 2006 at 0:32 — Responder

    no puedo explicar con simples palabras lo que me ocaciono ver la obra maestra de Bertolucci, en realidad hace ver nuestros mas profundos deseos que en ocaciones no podemos ni queremos aceptar simplemente se quedan en cosas reprimidas, lo que ocaciono esta pelicula en mi y estoy seguara que en mucha personas mas es solo razonar que tan maravilloso y gozozo es llegar hasta donde siempre hemos querido culminando esto con el amor, solo es explendido

  4. Rosa
    7 de febrero de 2007 at 16:57 — Responder

    Espero que hagan una critica sobre otra obra maestra de Bertolucci como lo es “Los soñadores” su ultimo filme de 2003.

  5. macarena
    8 de abril de 2007 at 16:12 — Responder

    la pelicula es una verdadera mierda, una mancha en el rostro del 7º arte

  6. […] que se prepara para festejar por todo lo alto su 75a edición. Bernardo Bertulucci, el autor de El Último Tango en París, 1900, The Sheltering Sky, El Último Emperador, entre otras joyas del cine, será homenajeado con […]

  7. ALMA DELIA FUENTES CHAVEZ
    22 de junio de 2007 at 8:49 — Responder

    AMI ME FACINO EL LIBRO DEL ULTIMO TANGO EN PARIS Y DESDE QUE LO LEI NO HE PODIDO ENCONTRARLO EN UNA VERDADERA MAGIA OJALA ME PUEDAN DECIR DONDE ENCONTRARLO AMI SIMPLEMENTE ME DEJO MARAVILLADA ES UNO DE LOS MEJORES LIBROS QUE HE ELIDO INCLUYENDO A GABRIEL GARCIA MARQUEZ

  8. 16 de julio de 2007 at 18:05 — Responder

    SOLO DEICR QUE LA PELICULA ES UNA DE LAS MEJORES QUE HE VISTO, PARA LA EPOCA EN QUE SE HIZO… LO MEJOR… CONTROVERSIAL…

  9. alma
    27 de septiembre de 2007 at 8:58 — Responder

    hola yo vivo en mexico y lei el ultimo tango en paris que verdaderamente me facino quisiera saber como encontrarlo y como conseguirlo y en cuanto anda

  10. […] escena romántica que selecciona pertenece a “Ultimo tango en París” de Bernardo Bertolucci, cuando Marlon Brando camina detrás de María Schneider y el declaraa su […]

  11. jennifer
    20 de mayo de 2008 at 19:36 — Responder

    hola soy colombiana y me ley este libro me parecio espectacular espero que puedas leer mi mensaje bueno es el mejor libro que me he leido

  12. David
    11 de agosto de 2008 at 21:00 — Responder

    Buenas noches. Quisiera saber su opinión al respecto de la última cinta de Bernardo Bertolucci, “Los soñadores”, la cual fue injuriada por la crítica internacional. A mí me hostigo la verborrea cinéfila y los jóvenes rebeldes son poco contundentes en su ideales.

  13. Jorge Esponda
    12 de agosto de 2008 at 22:11 — Responder

    Hola David. Pues si, The Dreamers me parece una película lamentable, autocomplaciente y por momentos ridícula. Aunque conozco gente que igual la disfrutó. No es para menos puesto que se encuentra recubierta de varios elementos nostálgicos con los que muchos se habrán sentido identificados.

    El gran problema del último Bertolucci, me parece que es su desesperada búsqueda por sostener que sus retóricas o creencias de antaño todavía puedan ser tan efectivas como antes. Desde hace buen tiempo lo suyo consiste en hacer caligrafía cinematográfica sin aprotar nada que vibre más allá de sus grandes pretensiones. Ahí están Stealing Beauty o Besieged, películas que se congracian solo con encuadres bonitos y supuesta historias sutiles de descubrimiento.

    Aún a pesar de ello no se puede dejar de tener admiración por la mejor parte de su obra concentrada en su juventud, una época perdida a la que tal vez se esfuerza demasiado en conservarse atado.

    Saludos!!

  14. maye
    8 de septiembre de 2008 at 19:28 — Responder

    he leido este libro y me ha parecido un ejemplar de primera mano, en donde muestra la exactitud del escritor como buen nerrador y autentico.
    Esta novela muestra lo magistral de la vida real, en que vivimos a diario en donde la persona es sometida a situaciones dificiles

  15. Tabata
    17 de octubre de 2008 at 12:13 — Responder

    Yo no he visto la película pero me parece un libro maravilloso, demuestra los deseos e impulsos al extremo, al grado de dejar a un lado cosas tan poco importantes como el nombre de la persona.
    Sentí, me transporté y vibré al mismo tiempo que Paul y Jeanne y qué mejor escenario que Paris!

  16. 23 de enero de 2009 at 2:40 — Responder

    […] Cine clasico para rememorar…. El

  17. paolitag22
    28 de enero de 2009 at 23:00 — Responder

    El ultimo tango en paris(last tango in paris)
    empezando por que el libro es increible vi la pelicula y es buena no me considero fan de marlon brando pero esta es una granactuacion la deseperacion fue buena en todos sus aspectos el tono el adecuado, la fotografia muy parisina los ocres del atardecer o naranjas son adecuados la escena del baile de tango, la esperada escena de la mantequilla exelente, la musica muy buena,lo mejor los dialogos y la frase que me arraiga mas LA LIBERTAD ES ASESINADA POR EL EGOISMO.
    Lo ultimos que puedo decir lleno mis expectativas en 2horas no se puede plasmar toda la complegidad del libro pero fue buena.

  18. Mandarina
    8 de octubre de 2009 at 6:36 — Responder

    Lo que no aguanto de la película es ese machismo que ejerce Paul en Jeanne. Ella siempre va detras de él como si fuera un perro para disculparse, a pesar de que él siempre le esté dando largas. Además, esa impotencia ha crecido al saber (por wikipedia)que Jeanne lloró de verdad en la escena de la mantequilla. Tenia la sensación de lo que estaba viendo era una violación, da escalofrios que esa fuera precisamente la escena que más gustó a la gente.

  19. ROXANA
    27 de enero de 2011 at 9:41 — Responder

    Volví a ver la película después de muchos, no me deja de sorprender y encantar, vuelvo a descubrir facetas humanas plasmadas en forma anticipada, de los que se da en los tiempos actuales, de lo útopico, de lo real del amor, de la Muerte.. Esta historia de un genio del cine, sólo podía ser interpretada por el actor MAS GRANDE de todos los tiempos, MARLON BRANDO,,,,,vuelvo a descubrir otro más de sus grandes personajes.

  20. […] Se dice de algunos actores que son recipientes vacíos que se llenan de las interpretaciones que se les adjudican, pero no parece ser lo que aquí ocurre con Robert De Niro. Ha optado por el camino contrario. Ha utilizado el vacío que tiene en él, ha ido en busca de su propia anomia. Este tipo de zambullidas sólo era capaz de hacerlas Brando, y la interpretación de De Niro tiene algo de la intensidad de inmediata de la que Brando hacía gala en El último tango en París. […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

El último tango en Paris (1972)