Madagascar

Tal parece que la Dreamworks esta decidida a tomar la cabeza de la animación digital, mientras la Pixar prepara con sumo cuidado y pausa sus proyectos, los otros sueltan nuevas producciones en solo meses. Madagascar es la más reciente y también es muestra de esa forma de trabajo. Aquí la premisa se cumple: entregar un film entretenido que sin hacerse problemas apela a las multireferencias, al humor paródico y ligero, sin complicaciones, tal era la forma de concebir films como Shrek 2 o Shark Tale.

La película y su simpática tropa de animales de zoo descubriendo los pros y contras de su vida en cautiverio y la salvaje, es amena y difícilmente dejará a alguien con siquiera una sonrisa en los labios, pero resulta inevitable traer al recuerdo a lo mejor producido por los animadores de Dreamworks, Shrek, y hacer las inevitables comparaciones. Luego de aquella cinta que sí hacia una relectura paródica de su tema a tratar, es decir los cuentos de hadas, todo lo demás que han venido realizando son apenas farsas que se conforman con hacer parodias explicitas a tópicos cinematográficos o ideas y presencias de la cultura contemporánea. Todo es un show de imitación o reciclaje sin mayor exploración en una premisa que hubiese resultado mucho más redonda de no ser por esa insistencia de ejecutar resoluciones ajena, muchas veces.

Fuera de ello la efectividad de cinta es innegable, así que se puede contemplar las peripecias de los humanizados personajes entre ellos esa cebra que cual Alleniano héroe desea atravesar ese anuncio con paisaje sabaniano y trotar sin descanso en un mundo ideal, o más bien en un mundo fuera de la rutina diaria, el stress le llega a todos los citadinos sea cual fuere la especie.

Jorge Esponda