Cuerpos ardientes (1981)

Body Heat

Body Heat

Body Heat es la primera y más lograda película del norteamericano Lawrence Kasdan (guionista de The Empire Strikes Back y Raiders of the Lost Ark.) En ella se dan cita nuevamente los elementos del film noir convertido en lo que ya se suele llamar erotic thriller.

Ned Racine (William Hurt) es un mediocre abogado en la calenturienta Florida que se la pasa encamándose con todas las mujeres a su paso para matar el aburrimiento. Hasta que como en las mejores historias del noir surge la horma de su zapato una misteriosa y bellísima mujer (Kathleen Turner) la cual lo arrastrará hacia un remolino de deseo y ambición.

Kasdan con inteligencia y talento nos presenta esta atracción casi como un embrujo como el del flautista y la cobra en el clima cargado y sudoroso de las noches tropicales. Pocas veces se ha visto ese torrente de erotismo y deseo tan bien expresado. Lo que siguen son las noches en la que estos cuerpos ardientes darán rienda suelta a sus juegos prohibidos. Pero más temprano que tarde la situación se volverá insostenible y aquí Kasdan nos muestra que el fuego del crimen y la ambición es igual de poderoso.

Body Heat

Suerte de film catálogo del cine negro, Body Heat se adelanta en su tiempo a toda esa moda surgida a partir de Basic Instinct y tantos films de choque y escándalo. Se adelanta pero además las supera por lejos. Aquí la atmósfera pasional esta servida en beneficio de una historia subyugante y sorprendente realizada con tal determinismo y capacidad sugestiva como pocas veces se ha vuelto a ver.

Kasdan es un talentoso y erudito creador de cine de género y en su ópera prima nos deleita con una de esas historias que no habría que pensarlo dos veces para querer vivirlas aun a costa del precio que haya que pagar. Excelente.

Jorge Esponda

Artículo anterior
La muralla verde (1970)
Artículo siguiente
La mentira maldita (1957)

2 comentarios

  1. Manuel Márquez
    30 de septiembre de 2005 at 15:05 — Responder

    Ciertamente, coincido con el autor de la reseña en su apreciación sobre la excelencia de este film: una auténtica maravilla de creación de atmósfera tórrida -ese sudor que invade toda la historia…-, a la que sus dos protagonistas, William Hurt y Kathleen Turner, prestaron las mejores interpretaciones de sus -a posteriori- languidecientes carreras. Para no perdérsela bajo ningún concepto…

  2. […] en pantalla, cómo se pretende que se comprenda a carta cabal que existe deseo. Recuerdo el filme Body Heat, de Lawrence Kasdan y al personaje de Matty Walker como la encarnación misma del objeto […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Cuerpos ardientes (1981)