Nochnoy dozor
Dir. Timur Bekmambetov | 114 min. | Rusia
Intérpretes: Konstantin Khabensky, Vladimir Menshov, Valeri Zolotukhin, Mariya Poroshina.
Estreno en Perú: 10 de noviembre de 2005

El conflicto eterno entre el bien y el mal, que en este caso son las fuerzas de la luz y la oscuridad, es la trama de esta película. Ambas fuerzas han permanecido en una tregua durante centenares de años luego de una batalla en la que comprobaron que la equiparidad de fuerzas solo las llevaría a destruirse mutuamente.

nightwatch

Nochnoi dozor, es el nombre en ruso de Guardianes de la noche, film del director de origen kazajo, Timur Bekmambetov (Kazajstan, 1961). Es la primera entrega de una trilogía de largometrajes basada en las novelas de ciencia ficción de Sergei Lukyanenko.

El conflicto eterno entre el bien y el mal, que para el caso son las fuerzas de la luz y la oscuridad, es la trama de esta película. Ambas fuerzas han permanecido en una tregua durante centenares de años luego de una batalla en la que comprobaron que la equiparidad de fuerzas solo las llevaría a destruirse mutuamente, desde ese momento ninguna invadiría el espacio de la otra, y para vigilar la vigencia de la tregua se formaron dos guardias (una nocturna y otra diurna). La proteccion continúa hasta el día de hoy, con guerreros invisibles para los humanos que han sido dotados con habilidades excepcionales. Pero la profecía dice que un día llegará un personaje conocido como El otro, quien deberá escoger entre ambos bandos.

Guardianes de la noche es una película que se deja ver, se hace interesante porque la historia lo es, aunque haya algunos reparos frente a la narración que por momentos trata de complicarse innecesariamente, los personajes están bien construidos y las actuaciones están bien en la mayoría de los casos, aunque el protagonista no llega a convencer del todo (a pesar de ser un actor con trayectoria en Rusia), el aspecto visual es también algo interesante, la manera como interactúan los créditos, o la pelea medieval al inicio me parecen bien logradas.

Particularmente no acostumbro leer nada acerca de las películas antes de verlas para evitar predisposiciones hacia esta y creo que en este caso, esas predisposiciones juegan en contra de la película, opiniones como la de Nikita Mikhalkov tildando a Timur Bekmambetov como el “Tarantino Ruso”, o la del mismo Tarantino diciendo “…obra maestra dirigida por Timur Bekmambetov que, al igual que Ridley Scott, es un deslumbrante visionario, y la suya una epopeya de extraordinaria fuerza”, le hacen un flaco favor a la película porque nos hace pensar que vamos a ver una gran película, que no lo es, las comparaciones con otros trabajos me parece que no vienen al caso. En conclusión peliculón no es, ¿un bodrio? tampoco, es una película interesante que merece verse, de última si no nos llega a gustar, constataremos que con 4 millones también se pueden hacer películas tipo Hollywood en otros lares.