Bertolucci dirigirá film basado en la toma de la Embajada de Japón

Toma de la Embajada de JapónLeo una noticia que llama mi atención primeramente por el nombre del director, Bernardo Bertolucci. Se trata de su próximo proyecto -luego de la fallida The Dreamers (2003). Sigo leyendo y me encuentro que se habla de la adaptación de una novela llamada Bel Canto. Nada especialmente atractivo… hasta que leo la sinopsis: dicho libro está basado en los hechos ocurridos durante la toma de la residencia del embajador del Japón, que el MRTA perpetró a fines de 1996. Tal cual.

Ann Patchett, autora de Bel Canto ficciona así los hechos: En un país sudamericano, durante una fiesta ofrecida en honor a un poderoso empresario japonés, un grupo de veinte terroristas ingresa a la residencia esperando tomar como rehén al presidente Masuda. En vez de relatar los hechos de terror y violencia, Patchett se interesa más por las relaciones que comienzan a forjarse entre los terroristas y los rehenes, que incluyen una importante cantante de ópera, detalle que da pie al título del libro. Aquí pueden seguir leyendo acerca de Bel Canto.

El propio Bertolucci estaría escribiendo el guión de la película que aun no tiene reparto definido. Con el correr de las semanas, de seguro la noticia rebotará con fuerza por estos lares. Por ahora nos queda recordar aquella ‘obra maestra’ que vimos hace unos años en cable, sí, me refiero a Lima: La verdadera historia (Breaking the Silence, 1998), donde hace su aparición el recordado “Fratasino”. Insuperable.

(Vía Variety)

Artículo anterior
Nuevos tracks en el radioblog
Artículo siguiente
Una comedia de Lars von Trier

3 comentarios

  1. 17 de febrero de 2006 at 22:22 — Responder

    De axuerdo, cuando dices ‘la fallida’ sobre ‘Soñadores’. Preciosista, en la que lo mejor es la escena final. Sin embargo es tal su belleza visual que suelo recordar sus imágenes.

    La próxima película que tiene como espacio nuestra Lima, desde ya genera gran espectativa. Esperemos que sea óptima…

    :) Salutes.

  2. Carlos
    20 de febrero de 2006 at 9:40 — Responder

    Bueno, en cuanto a “los soñadores”, me pareció que Bertolucci intentó hacer algo así como un Ultimo Tango en París más moderno, pero no lo logro. YO no concuerdo con lo de la belleza visual, me parece que hubo escenas exageradas como la de la primera vez que hacen el amor, no encontre nada bello en dicha escena y no porque sea conservador ni mucho menos, sino porque simplemente no me lo parecio. La escena final, concuerdo en eso, fue lo mejor.

    Ahora, con respecto a Breaking the Silence… prefiero no recordarla.

    Mas que expectativa, me da curiosidad saber que nos puede mostrar Bernardo esta vez.

    • Oscar Fernández Cruz
      10 de marzo de 2016 at 22:15 — Responder

      Hace unos años vi, en cable, una cinta gringa inclasificable y espantosa, llamada “Lima: La verdadera historia”, cuyo título original era “Lima: Breaking the silence” – no confundirla con una película de similar nombre “Breaking the silence”, que trata sobre abuso sexual infantil – y que supuestamente estaba “basada” en el importante acontecimiento de la captura de la residencia del embajador japonés por miembros del MRTA y el posterior rescate, entre diciembre de 1996 y abril de 1997. La película, de 1998 – noticia reciente en el panorama internacional de esos tiempos -, era absurda en extremo, para muestra de lo cual narro luego dos pasajes de ella. Fue dirigida por el israelí Menahem Golan, – el mismo de la picaresca saga de comedias estudiantiles “Chicle caliente” (originalmente titulada “Lemon popsicle” (“Barquillo de limón”), que a su vez inspiró probablemente a la posterior norteamericana “American pie” – y protagonizada por Billy Drago y Joe Lara, en los papeles del General Frontasino y Víctor Carpa, respectivamente. En cierta escena, durante los días del secuestro, el terrorista Víctor Carpa (¿Néstor Cerpa?) baila un tango con una de las rehenes en el amplio salón de la residencia. Y es que se sabe que, para buena parte de los gringos, todo lo relacionado con América Latina tiene que ver con el tango. O si no, recuérdese la famosa escena de Rodolfo Valentino en la famosa película “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, bailando tango, vestido de gaucho y con una rosa entre los labios. El ex-dictador presidente peruano-nipón es interpretado por un tal Robert Ito y se llama Presidente Fujimoro. Por cierto que el tal Ito no tiene más parecido al súbdito japonés Alberto Kenya Fujimori que los asiáticos ojos rasgados. Pero la escena que es el súmum de lo inimaginable es el rescate mismo: El general Frontasino (¿Montesinos?) en persona, dirige el rescate. Para que los que conocemos la verdadera historia, resulta ridículamente épico ver a Frontasino-Montesinos descender. mismo Rambo, por una soga e irrumpir entre explosiones al acto heroico. Y pensar que en internet encontramos gringos tan estúpidos que han escrito reseñas sobre la película como la siguiente: “An intense drama based on the true story of Peruvian rebels who in 1997 kidnapped several hundred high-ranking diplomats and government officials in an attempt to force the release of 400 political prisoners”. Sin comentarios.

      https://www.youtube.com/watch?v=0Yfxs7WL2Gg

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Bertolucci dirigirá film basado en la toma de la Embajada de Japón