De confesiones y cosas peores (2003)

MiffoMiffo
Dir. Daniel Lind Lagerlöf | 105 min. | Suecia

Intérpretes:
Jonas Karlsson (Tobias Carling)
Livia Millhagen (Carola Christiansson)
Ingvar Hirdwall (Karl Henrik)
Kajsa Ernst (Sonja)

Estreno en Perú: 9 de marzo del 2006

El cine sueco más reciente parece sintonizar muy bien con el estilo propio del cine norteamericano. Prueba de ello es esta simpática realización que se desenvuelve dentro de la comedia costumbrista, muy suya, pero con los aires de algún producto de la gran maquinaria.

Miffo

Tobias (Jonas Karlsson) es un joven pastor cuyo primera asignación será hacerse cargo de una iglesia en las zonas más deprimidas (si es que cabe comparación con las de algún otro punto de aquí y allá) de Estocolmo. Entusiasta como todo principiante no tardará en darse cuenta de la labor nada sencilla en la que se ha metido. Mayor muestra de la dispersión espiritual será la ausencia total de feligreses. Situación a la que no se resignará tanto como a la de no volver a su protector hogar dispuesto a recibirlo de nuevo como a hijo pródigo.

La jerárquica Suecia y la realidad de ciertas zonas pobladas de inmigrantes y obreros en contraste a la acomodada clase media para arriba pudo generar un retrato social a los cuales tienden algunas otras cintas de esta cinematografía en los últimos años, pero nada de eso. La historia opta por el camino de la comedia romántica abierta y de llegada. Es en sus afanes de repartir la palabra que el bonachón Tobías encontrará el amor en los brazos y la apariencia freak de Carola (Livia Millhagen) una chica minusválida y con tantas ansias de vivir y actuar con él (pero a su particular modo).

Es a partir de este momento que la cinta se desvía a caminos mas convencionales pero que fuera de su ligereza hasta el final, posee un particular encanto. Así como en la tradición de las historias sentimentales se sucederán toda una serie de encuentros y desencuentros. El director Lind Lagerlöf aún sostiene cierto acercamiento a la radiografía social en esta parte con la peculiar pareja sufriendo las angustias de chiquillos ante la mirada de los otros y acostumbrados a estirar la mano (ya sea de la familia o el estado que vendría a ser lo mismo). Reprendidos como niños, se verán forzados a replantearse la posibilidad de una relación ante sus respectivas realidades.

Miffo

La película tampoco quiere desviar demasiado la atención hacia ello para concéntranos más bien en los vaivenes sentimentales de sus simpáticos protagonistas, que ya para ese momento tienen el absoluto compromiso del espectador. Y esa es la mayor virtud de la cinta, mantener la atención del espectador (en los primeros minutos aparentaba ser un soponcio pero la sensación acaba rápidamente) y dedicarse a entregar una historia de situaciones aderezada con su particular cultura.

Aunque habría que citar que la parte final ya cae en las trilladas resoluciones (como las secuencias de boda) que, bueno, en fin deben dejar el buen sabor de boca a todos los públicos. Pero eso no nos quita la impresión de entretenimiento puro que disfrutamos al encenderse las luces. Si de romance se trata es mucho más recomendable esta película por su sabor distinto al de otro ambientado en New York o L.A.

Jorge Esponda

Artículo anterior
Entrevistas V for Vendetta
Artículo siguiente
Trailer de Capote

3 comentarios

  1. 13 de marzo de 2006 at 22:17 — Responder

    Una historia que bien podría tratarse del guión de alguna telenovela latinoamericana, se transforma en una simpática comedia con tintes dramáticos. Lo que los diferencia es la ingenuidad y neutralidad con la que es llevada esta cinta, sin muchos aspavientos, pero entretenida y sin aderezos artificiales que suelen ser el veneno para algunas producciones de este lado del hemisferio.

  2. 14 de marzo de 2006 at 0:15 — Responder

    Pues sí, el guion no es muy original que digamos, la clave del film me parece que pasa por los detalles, la actitud agresiva de Carola en su silla de ruedas o el tic nervioso de Tobias por ejemplo.
    Por un momento pensé que la película concluiría de una manera cínica, y hubiera sido interesante ir por esa opción, pero se decidió el final acostumbrado y para que negarlo, el que todos esperábamos… ‘Y comieron perdices’.

  3. Martin Araya
    14 de marzo de 2006 at 8:26 — Responder

    De acuerdo contigo Laslo, esa fue la sensación que me dejó la peli, el final hollywood me desencantó un tanto. Pero en suma general me parecieron muy divertidos los personajes. Aunque debo confesar que el sacerdote enamorandose me sorprendio un poco al inicio, hasta que pude entender el rollo de la iglesia heterodoxa.
    Saludos

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

De confesiones y cosas peores (2003)