El sol de cada mañana (2005)

The Weather ManThe Weather Man
Dir. Gore Verbinski | 101 min. | EE.UU.

Intérpretes: Nicholas Cage (David Spritz), Michael Caine (Robert Spritz), Hope Davis (Noreen), Michael Rispoli (Russ), Gil Bellows (Don), Gemmenne de la Peña (Shelly), Nicholas Hoult (Mike), Judith McConnell (Lauren), Dina Facklis (Andrea), DeAnna N.J. Brooks (Clerk).

Estreno en Perú: 23 de marzo del 2006

El recientemente taquillero realizador Verbinski (The Ring, Pirates of Caribbean) baja la velocidad y trata de darle mayores ambiciones a su oficio con esta fábula sobre la insatisfacción de un hombre contemporáneo. Nicolas Cage interpreta a este personaje que se pretende singular. Como nunca lo que intenta el realizador es hacer un film de auteur pero termina quedándose solo en lo amateur.

The Weather Man

Como exploración alrededor de las frustraciones modernas la idea no está mal y hasta podría ser efectiva sin ser muy original. Dave, el hombre del tiempo es un personaje singular en la farándula, no pertenece ni goza de los privilegios de las grandes estrellas de la TV masiva pero es alguien identificable al instante. Es alguien que siempre vemos casi al margen de la escena central (como en los reportes del tiempo a los cuales solo señala como aplicado guía) alguien que no ocupa el interés pero que siempre esta ahí como un accesorio. Tal posición al parecer no muchos se darán en cuenta que no es digno de su respeto ni mucho menos (bombardeos de cualquier fast food que se tenga a la mano de por medio como si se tratara de un show mal pagado).

Así transcurre precisamente la vida de Dave, entre una familia que lo tiene como objeto de desprecio (tal vez con razón) y un padre que para colmo representa el éxito y todo aquello que le gustaría ser (retrato absoluto del patetismo). No le faltará entusiasmo por mejorar las cosas pero basta con el desgano de los demás para bajarle la moral. No resulta entonces despreciable su premisa claro que no esperemos aquí los arranques de Casavettes o la ironía de Altman. El norteamericano de vida aparentemente privilegiada que vemos replantearse su existencia en esta película no nos resulta mas que un extraño experimento en manos de su director, hábil en entretenimientos de feria pero no en este intento de exploración ontológica en busca del malestar profundo.

The Weather ManEn pos de este resultado sacrifica el divertimento y se manda con una narración errática que tampoco define la idea de crearse su propio ritmo. En medio el espectador que espera una comedia sobre el resurgir ante la atmósfera gris se verá envuelto de toda esta modorra que ni siquiera tiene nada de existencial. Meterse en camisa de once varas no le ha convenido para nada a Verbinski. Su indefinición hunde cualquier mediana eficacia que pudo haber tenido. Cada intento secuencia sino resulta morosa y falsa es por lo menos gruesa y rutinaria. Basta citar momentos en los que se inspira para redondear su “visión” (aquel estado de trance en el que Dave es atendido por un oráculo con la figura de Bob Esponja), o todas esas intrascendentes lecciones de vida que no logran despegar a pesar de toda la capacidad de una actor como Michael Caine quien siempre se somete deportivamente a cualquier proyecto al que lo llamen.

Puede tratar de vérsela siquiera como una comedia fallida pero ni siquiera eso, este hombre del tiempo esta afectado por todo un bombardeo de ideas disímiles a la vez, que sin un verdadero talento para concordarlas se vuelve en una cinta sin horizonte claro. Ni siquiera puede salir una película alocada al menos, por el contrario es insufrible hasta la somnolencia. Para el olvido.

Jorge Esponda

» Lee más críticas de El sol de cada mañana

Artículo anterior
La fiesta del Chivo (2005)
Artículo siguiente
Madeinusa se estrena en España

4 comentarios

  1. 30 de marzo de 2006 at 14:58 — Responder

    El film da algunos chispazos de humor negro al inicio y hasta cierto punto nos genera una cierta intriga. Pero a medida que avanza, se transforma en un tratado seudo filosfico de un loser. Y es ahi donde Verbinski pierde completamente la brujula, al igual que Nicolas Cage, quien quiere recordar a todo costa su papel en “El Ladron de Orquideas”

  2. 11 de abril de 2006 at 6:28 — Responder

    Definitivamente que la película no es lo mejor que se ha visto, pero creo que ha sido saludable que Verbinski haya intentado algo diferente.
    Los actores están bien y aunque algunas situaciones son demasiado forzadas, al final, a mí parecer, el resultado es positivo.

  3. jesponda
    14 de abril de 2006 at 11:01 — Responder

    A pesar de lo saludable que resulta variar de registro Verbinski debe haberse convencido de que la sobriedad no es su fuerte. Ya lo veremos ahora con la secuela de los piratas del Caribe.

  4. Caminante
    8 de septiembre de 2012 at 19:58 — Responder

    Buen inicio, o, por lo menos, merced a algunos destellos, hace esperar más, pero, mientras más corre, el film tiende a lo chabacano.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El sol de cada mañana (2005)