El código Da Vinci (2006)

El código Da VinciThe Da Vinci Code
Dir: Ron Howard | 149 min. | EE.UU.

Intérpretes:
Tom Hanks (Robert Langdon), Audrey Tautou (Sophie Neveu), Ian McKellen (Sir Leigh Teabing), Jean Reno (Captain Fache), Paul Bettany (Silas), Alfred Molina 8Bishop Aringarosa)

Estreno en Perú: 18 de mayo del 2006

Película esperadísima por muchos, esta adaptación del bestseller de Dan Brown esta dispuesta a seguir recorrido paralelo al libro y convertirse en imán de taquilla y tema de conversación polémica a partes iguales. Así la investigación hacia el secreto mejor guardado por siglos y siglos de cristiandad que emprende con riesgo de muerte el profesor Robert Langdon nos remite a tantos otros thrillers y su eficaz mecánica. Pero Ron Howard solo se ha limitado a filmar una ficción con desgano. Tan rutinaria como falta del elemento esencial que el mentado tema central requería: el misterio.

El código Da Vinci

El director Ron Howard (de talento no necesariamente versátil) recibe el encargo de hacer que la intriga del libro cobre vida. Como todos los elementos y fama de la novela lo permiten, este es el ejemplo clásico para crear todo un taquillazo en base a las controvertidas versiones que el autor ha recopilado -también con mucha maña. Una aventura que con la esperanza de lo insólito es planteada a los espectadores como si fuera una promesa electoral. Pero rápidamente caemos en cuenta que presenciamos acaso una de las peores cintas de suspenso que hayamos visto recientemente.

Tan solo el inicio nos basta para darnos cuenta del pobre horizonte de la película: un anciano huye por los vaciados y nocturnos espacios del museo de Louvre para rápidamente quedar a merced de su cazador al cual vemos sin mayores presentaciones de pies a cabeza. Se trata de Silas (automatizado Paul Bettany en su peor actuación), un sicario de la iglesia el cual sacude sus necesarios crímenes auto torturándose bajo los tremendistas acordes del score de Hans Zimmer. Misterio reducido a cero desde el pretendidamente espectacular inicio. Apenas si algo de atención nos provoca la aparición del protagonista dictando una conferencia sobre simbología y afines, tema en el cual (nuevamente ciñéndose a la tradición y nada más) es un experto y el móvil para involucrarlo en el riesgo.

El código Da VinciSiendo así y no habiendo mayores ideas lo único que queda es seguir con lo que viene a continuación en el libro. Y el buen Robert (Tom Hanks fantasmal y hasta perdido) se verá en cuestión de minutos en medio de toda una persecución para la cual el demiurgo le colocará la nada despreciable compañía de Sophie (Tautou), una francesita salida de la nada y dispuesta a jugarse la vida por el profesor. Ambos perseguidos por el feroz capitán Fache (Reno). Literalmente la “mecánica” del thriller entra en acción a partir de ese momento.

No hay mayor personalidad ni alguna idea de puesta en escena sino en su nivel más básico. Al parecer aquí la prioridad ha sido dejar que el plato de fondo surta efecto por su propio peso. Lo que supuestamente llenará las expectativas del respetable serán los misterios sacrílegos que la facción más radical de la iglesia tratará de ocultar. Pero es todo este aspecto lo que termina haciendo naufragar más aún a la cinta. Basta mencionar entonces aquella larga secuencia en casa de Leigh Teabing (McKellen). Resulta hasta risible toda la larga explicación dedicado a resolver el antiquísimo tema del origen de la cristiandad, no por sí mismas, todo lo contrario. Al menos tienen mucho del ingenio que le falta a la película y que son sumamente desaprovechadas. Toda la perorata alrededor de la supuesta historia alterna de Cristo y María Magdalena es tan pomposa y didáctica que más bien cabrían dentro de algún programa de Discovery o History Channel.

El código Da VinciLa intención supuestamente es la acción continua y en este caso maravillada ante lo extraordinario, pero los realizadores se limitan solo a crear una ficción desinflada y ocuparse de darles a los espectadores un buen rato de explicaciones mucho más detalladas que su recorrido narrativo pueril. Tal desbalance quiere hasta incluso vender a la película como compleja y ambiciosa. Todo alrededor del escape y la investigación resulta tan falso y tirado de los pelos como hasta aburrida y falta de la más mínima tensión. Eso sin citar los interminables y sucesivos finales que quieren terminar por explicarlo todo.

Luego de terminarse el popcorn y la gaseosa muchos tal vez inicien una interesada tertulia alrededor de los misterios citados en el film. Por lo menos aunque la película no lo justifique será una experiencia mucho más fructífera que la visión de la misma.

Jorge Esponda

» Lee más críticas de El código Da Vinci

Artículo anterior
“En el corazón del Festival”, en la Alianza Francesa
Artículo siguiente
Trailer #2 de “Superman regresa”

9 comentarios

  1. 22 de mayo de 2006 at 9:19 — Responder

    Esta película también ha servido para desinflar a la niña mimada francesa de Hollywood, Audrey Tautou, en la creo que debe ser su peor actuación. Le quedó muy grande el papel.

  2. LAURIETH MOLINA
    22 de mayo de 2006 at 14:44 — Responder

    EL LIBRO ES SUPER BACANO
    ME PARECE QUE LA PELICULA SE QUEDA CORTA CON LO QUE DICE EL LIBRO REALMENTE.CUANDO LEEMOS EL LIBRO NOS ABDENTRAMOS TANTO EL LA HISTORIA QUE NO QUEREMOS DEJAR DE LEER.
    PERO AL VER LA PELI UNO DICE:ESO ES TODO…

  3. 22 de mayo de 2006 at 14:49 — Responder

    Supongo que dices que Audrey es la ‘niña mimada de Hollywood’ por su papel en Amélie. Me parece que este ‘Código’ es su primer trabajo en la industria hollywoodense. Una entrada en falso si se quiere, pero por lo demostrado en otros filmes, Tautou tiene, dentro de su registro, mucho más por dar aún. También quien la manda a juntarse con Howard y Hanks.

  4. 22 de mayo de 2006 at 16:27 — Responder

    Bueno, me parece que el tema de Audrey Tatou y de “Amelie” ya lo hemos discutido otras veces y mi posición es la misma. Tanto “Amelie” como “Un long dimanche de fiançailles” son peliculas truculentas, la clase de cine extranjero que Hollywood adora, historias simples, pero muy bien edulcoradas. Y llega esta malísima cinta llamada “Código da Vinci” dirigida por el no menos malo Ron Howard, y que tenemos?? una Tatou temerosa y sin vigor en un papel que al parecer no exigía demasiado. El único filme en el que ella no desentona y hasta cierta punto sale airosa es “À la folie… pas du tout”, nuevamente una sencilla cinta pero con un giro de historia simpatico

  5. julio tello
    22 de mayo de 2006 at 19:07 — Responder

    no voy a hablar del film, no vale la pena;
    pero lo que me preocupa realmente es lo flaca que esta esta francesita, tampoco me gusta como actriz, pero se veia mas ricotona; eso si que es una decepción..

  6. 22 de mayo de 2006 at 21:44 — Responder

    Sólo diré que la película es mala, realmente no esperaba mucho, ya que el libro también lo es (aunque algunos se sientan ofendidos).
    Desde el inicio Ron Howard no era garantía de nada. La elección de Tom Hanks quizas era lo mejor (buen actor pero sobrevalorado). Pero eso sí, creo que era conveniente escoger una mejor contraparte en el papel femenino (Audrey parece muy niña al costado de Tom), quizas Julie Delpy hubiera sido más eficiente. Por lo demás no hay el suspenso ni la intriga, que se supone deben tener este tipo de películas.
    Mejor algunos lideres de opinión de la Iglesia hubiesen cerrado la boca y tanta gente no estaría viendo ahora esta mediocridad.

  7. Rolando Jurado
    25 de mayo de 2006 at 8:56 — Responder

    Yo solo puedo hablar de la película, puesto q el libro no ha pasado por mis manos, como pelicula es bien floja, los personajes no estan bien construidos, y aunque se trate de una ficción hay muchas cosas jaladas de los pelos, una persecusión en auto risible; o el tema de las fugas, no doy detalles por quienes no la hayan visto aun. Ahora la historia, es interesante definitivamente, y por eso no aburre, pero esta muy mal contada, en definitiva si algun mérito tiene la película es haber llevado una cantidad impresionante de público, la pregunta es cuantos regresaran a ver otra cosa, creo q muy pocos. Definitivamente la iniciativa de la iglesia, que al mejor estilo de melcochita han dicho “no la vean!”, ademas de toda la publicidad alrededor de la pelicula, incluyase un bombardeo de NatGeo en las calles, han hecho que esta deba terminar seguramente siendo la mas vista del año.

  8. Norma Malaver Araujo
    25 de mayo de 2006 at 10:41 — Responder

    Ayer por fin la vi, y me parecio un verdadero soponcio. Soportar dos horas y media esta cinta es una verdadera tortura. ¿Qué pasa con Ron Howard? ¿Por qué no se arriesga de una vez y nos demuestra algo más de su discutido talento?
    La historia es monótona, sin vida, sin mucha acción. Las actuaciones son pobres y hasta insoportables (a ese monje loco da ganas de matarlo desde el inicio de la cinta). Una vez más “Ritchie” fracasa en la elleción del elenco. La dupla Hanks-Tatou no ata ni desata (pasó lo mismo con Russell Crowe y Reneé Zeelwegeer en El Luchador). Por ahí se salva Ian McKellen, pero en sí la cinta es decepcionante (como quizás lo sea la obra de Dan Brown en sí).

  9. Giuliano Lopez
    28 de mayo de 2006 at 10:59 — Responder

    Concuerdo con la opinión de Rolando,yo si leí el libro y la pelicula ni se acerca al nivel de atracción que logra la novela.
    También entiendo que es un novela que utilza algunos elementos historicos que pueden ser o no verdad y considero no debe ser motivo de apasionamiento, quien puede asegurar lo contrario?
    Rechazo la posición de la iglesia,tratando de desvirtuar cualquier tipo de posición distinta a lo establecido, a pesar de los siglos aun no hay aprendizaje, solo para recordar ” Galileo Galilei fue condenado a arresto domiciliario hasta su muerte y se prohibieron todas sus publicaciones y fue recien reivindicado por Juan Pablo II poco antes de su muerte”

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

El código Da Vinci (2006)