El color del crimen (2006)

El color del crimenFreedomland
Dir. Joe Roth | 113 min. | EE.UU.

Intérpretes:
Samuel L. Jackson (Lorenzo Council)
Julianne Moore (Brenda Martin)
Edie Falco (Karen Collucci)
Ron Eldard (Danny Martin)

Estreno en Perú: 22 de junio del 2006

A pesar de la propaganda que nos la presenta como un thriller, esta película tiene proyecciones mucho más amplias. Convulsión social, suspenso criminal y drama personal, todo a la vez es removido y mezclado para tantear terreno difícil y que se estrena mucho antes de la temporada del Oscar. El director Roth se pone a prueba al realizar este caleidoscopio acerca de los conflictos de la Norteamérica actual. Una desorientada mujer aparece en un hospital reclamando ayuda como casi vocera de toda esa población marginada de un barrio de New Jersey, en el cual se desatarán los rencores y desprecios más aguantados que adormilados. Pretensiones mayores las de esta historia que con todo y sus irregularidades no deja de llamar la atención.

Freedomland

Brenda, la dama en cuestión se presenta para causar indignación. Los únicos culpables del ataque y secuestro de su pequeño sólo pueden estar dentro de la asumida fábrica de maleantes: los barrios de negros. En su ayuda paradójicamente acudirá Lorenzo, el detective que más se conoce y que tiene el respeto de los del lugar. Pero no hay tiempo para mayores contemplaciones sea cual fuere la verdad de los hechos. De arranque la película intenta establecer a como de lugar una agilidad y ritmo que se acerquen tal vez un poco a las de Paul Thomas Anderson (aunque ni la crónica social ni el cine de género en sí es a donde apunta ese director). Intenciones válidas para el panorama amplio que ofrece pero que muchas veces cae en la estridencia y nada más.

En sí la historia y todas sus apasionantes dimensiones se desenvuelven por lo menos a un nivel llevadero. Somos testigos entonces que la tierra de libertad a la que se alude no es tal. Las fuerzas del orden trabajan también bajo conveniencias a costa de la bomba de tiempo que fabrican con la rabiosa multitud. Esta historia de segregación tendrá como victimas a la damisela en peligro como a su protector. Mientras habrá de sembrarse y crecer cada vez más la semilla de la duda en el firme Lorenzo. ¿Realmente es todo lo que parece ser? Pregunta que la alunada Brenda no develará a pesar de ser el posible detonante de la batalla total. Represiones en la era del conservadurismo y la mecánica sistematizada de la segregación. Punto complejo de los problemas sociales que se personifican también en los matones de poca monta que agravan la situación y que el propio Lorenzo sufre en la figura de su hijo.

FreedomlandLastima que toda la riqueza de la historia se pierda casi siempre (luego del gritón pero llamativo inicio) en una narración intrascendente y hasta confusa. Roth no tiene mucha pericia para hacer despegar su película y sus posibles resonancias. Así toda la idea de esta tierra y su promesa de libertad en un momento de crisis (casi esperando el Apocalipsis) se va desviando a otras vertientes en vez de hacer de ellas una sola poderosa unidad: el asunto de Brenda y Lorenzo se torna casi en un dilatado telefilm, como presencias incluso aleccionadoras (las buscaniños) dispuestas a devolver el orden con recomendaciones de manuales al uso, salvo el interesante plano secuencia en la que Karen, la líder, intenta que Brenda le cuente la verdad. Un único momento de absoluta tensión que recupera en algo la cinta ya enfriada por las divagaciones o los griteríos inútiles.

Hubiera sido interesante ver este material en manos de otro director hábil en la descripción de las agitaciones étnico-sociales que tanto han removido la vida de la nación Norteamericana desde que fue pisada por representantes de diversas etnias como si fuera el campeonato mundial. Dolorosa mirada que tenía como fuerte blanco de indignación a un niño (acaso no tan inocente espectador de los conflictos). Un John Sayles hubiera descubierto los matices de esta imposible convivencia. Un Spike Lee en cambio hubiera sido más transgresor que el todavía aprendiz Joe Roth. Bueno, son solo posibilidades que no fueron. Pero ahí están películas contundentes como Do the Right Thing y City of Hope para demostrarlo.

Jorge Esponda

Artículo anterior
Teaser trailer de Spider-Man 3
Artículo siguiente
Actualización del soundtrack

1 comentario

  1. Can
    6 de agosto de 2006 at 19:19 — Responder

    me parece que en esta pelicula no queda del todo claro como fue que murio el nene

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

El color del crimen (2006)