El cine es como el aire. Está ahí. Es todo. Me siento solidario con todos los cineastas, los buenos, los brutos y los truhanes, porque todos están en el mismo lugar, intentando hacer un buen plano en las condiciones más vomitivas. Para mí, hacer películas es como respirar.

Abel Ferrara, Número 500 de Cahiers du cinéma, coordinado por Martin Scorsese