Las torres gemelas (2006)

World Trade CenterWorld Trade Center
Dir: Oliver Stone | 129 min. | EE.UU.

Intérpretes:
Nicolas Cage (John McLoughlin)
Michael Peña (Will Jimeno)
Maria Bello (Donna McLoughlin)
Jay Hernandez (Dominick Pezzulo)
Maggie Gyllenhaal (Allison Jimeno)

Estreno en Perú: 30 de noviembre del 2006

Han tenido que pasar cinco años para que el cine norteamericano nos entregue su visión del fatídico 11 de setiembre. Dos películas se han realizado casi paralelamente alrededor del tema, confiando en la lucidez que otorga cierta distancia para poder rendir homenaje a las vidas sacrificadas en ese aparente día cualquiera, así como ofrecer una posición respecto a la compleja problemática que lo ocasionó. Vuelo 93 es una película tensa y totalizadora, siempre atenta a cada reacción o inacción no sólo de los pasajeros de aquel vuelo final y abortado sino de los responsables de la seguridad nacional. Ningún privilegiado espectador de la tragedia se le escapa, nos encontramos presenciando todo desde arriba. En World Trade Center Oliver Stone opta por colocarnos al ras del suelo, a través de la mirada desconcertada desde abajo. Dos policías que se ven atrapados por la gigantesca ola de destrucción sin poder abarcarla o comprenderla a cabalidad.

World Trade Center

Oliver Stone elabora su película bajo la obligación de estar basada en hechos reales. Acaso si esperamos que nos entregue otro de sus caleidoscopios, su mirada abarcadora de reportaje periodístico que habría de caracterizarlo en los años 90. Pero lo verdaderamente llamativo de este film es como el director se las arregla para desconcertar. Emprende la crónica personal de John McLoughlin y Will Jimeno sin aspavientos de la manera más funcional y tradicional, no se hace problemas para narrar ese minuto a minuto desde el raudo y rutinario despertar en la ciudad de los rascacielos. Sabe bien que por el lado de la gran historia ubicada encima de cualquiera no va a sorprender a ningún espectador. El tránsito de esa primera parte se desarrolla de la forma más convencional. El deber de todos los días es asumido por los protagonistas a los que iremos conociendo casi sumariamente hasta que la sombra y estruendo de uno de los aviones desciende sobre las cabezas de los neoyorquinos.

Es aquí donde Stone nos traslada ante la posibilidad de la aventura de supervivencia. La película toma cierto brío ahora que las funciones de quienes seguimos se ven trastocadas. La promesa de la gran épica se desarrolla con eficacia y siempre con el criterio de la mirada mínima de estos guardianes del orden enfrentando el mayor riesgo de sus vidas. Es para arriba que va la visión de la gran tragedia, del incomprensible estallido de la violencia. A partir de aquí Stone parece querer remitirse a sus inicios en especial a la magistral Platoon, no en vano John, Will y sus compañeros son presentados como otro sacrificado regimiento pero en una jungla distinta. La acción entonces encuentra su escenario identificatorio. La guerra trasladada a la tierra antes victoriosa nos promete los momentos tensos del mejor cine de catástrofe. Pero he aquí que esas expectativas se derrumban con el atronador sonido del cielo viniéndose abajo (acaso el instante más espectacular incluso en su brevedad).

World Trade CenterEntre estos escombros es que la película toma su forma definitiva. El rescate es ahora reclamado por los rescatadores absorbidos por lo inconmensurable. Detenidos así en el tiempo es que el director acerca su film a las historias de esperanza y redención. Nos introduce paralelamente a los hogares de estos dos compañeros de viaje. Camino todavía más convencional y resbaloso que es contrarrestado con la presencia insólita de cierto aire paródico. Aparecen en escena otros representantes del orden que asoman como caricatura de la figura paternal del estado en pos del llamado de auxilio. Un travelling que finaliza con el rostro de un policía del norte pronunciando un “bastards” (no hay lugar acá para el rabioso “motherfuckers” del sargento Barnes). Nos prepara el camino para el sorprendente héroe, un soldado anónimo que acude al llamado de la patria como expresión misma de todo aquello que anteriormente cuestionara el director de Born on the Fourth of July.

Stone parece no estar interesado en cuestionar. Considera que la gran pérdida del 11 de setiembre merece más que levantamiento de dedos acusadores. La película entonces transforma a los más diversos personajes en camaradas en una causa común. Hasta el gran epicentro de la catástrofe acuden los reaccionarios y liberales, los vecinos y no tan vecinos, hasta el mismísimo Cristo con una botella de agua (¿”Cielo”?). Casi todo el metraje sostenido entre los dos protagonistas y sus familias en un ping pong a lo Hallmark Channel recupera el interés de la aventura en la concentración de profesionales al rescate. Es la madrugada de lento despertar en la que la cara de la metrópoli asume gesto triste. Como en su magistral film sobre Vietnam, Stone toma recién el escenario por encima de las miradas pequeñas en un travelling similar al de la pila de cadáveres que representaban la inutilidad de aquel episodio. La analogía de los sucesos del World Trade Center con los de aquella guerra ya deja de ser disimulada entonces por el inquieto Stone como también su identificación con el par de testigos anónimos que vivieron esa “maldad” y más aquel día.

» Lee más sobre Las torres gemelas

Artículo anterior
"El destino no tiene favoritos" en enero, en Movie City
Artículo siguiente
Animator vs Animation

3 comentarios

  1. miryam herdz
    4 de febrero de 2007 at 18:02 — Responder

    Hola, queria comentar que esta pelicula me ha dejado impactada. Me salieron hasta las lagrimas, tan solo pensar que es real, que tantas familias fueron destrozadas, tanta gente muerta como es posible!!! ya hace unos cinco años de eso pero yo todavio sigo alucinando. Me gusto muchisimo la peli estuvo muy wena.

  2. vanessa
    23 de febrero de 2007 at 8:30 — Responder

    a mi me encanto la peli re triste luego,es una herida muy grande e inolbidable para todo el mundo la q queda ahora… me encantaria q se publique o hagan otra vercion pero con las verdaderas personas q vivieron ese momento,y pudieron salvar sus vidas,y lograron salir a tiempo del las torres..

  3. miryam herdz
    1 de marzo de 2007 at 18:17 — Responder

    aaa si si estaria way!!!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Las torres gemelas (2006)