“Synecdoche, New York”, la primera de Charlie Kauffman

Charlie KaufmanAsí es. Charlie Kauffman, uno de los guionistas más influyentes de Hollywood, se convierte, esta vez, en director (y guionista obviamente) de Synecdoche, New York, su nuevo proyecto. Kauffman, ganador de la estatuilla dorada, ha escrito en los últimos años, películas extrañas, psicológicas y muy complejas. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos fue considerada según la revista española Miradas de Cine como la mejor película del 2004.

El rodaje de su nueva cinta empezará durante el otoño en la ciudad de Nueva York (no se tiene fecha exacta), de ahí que viene el título Synecdoche, New York. Contará con la participación del genial Philip Seymour Hoffman, Catherine Keener, quien ya había trabajado antes como Maxine en ¿Quieres ser John Malkovich?, (guión de Kauffman), también Tilda Swinton y Michelle Williams. Un reparto de lujo.

Se trata de un director de teatro (Philip) que ambiciona realizar una replica exacta de la ciudad de Nueva York para las necesidades de una creación. El género es de terror pero según algunas declaraciones del propio Kauffman, comenta que no le gusta llamarlo un “filme de terror”, pero que afortunadamente, da mucho miedo.

Según Anthony Bregman, su productor (también en Human Nature y Eternal Sunshine…, esperaba que Charlie trajera un guión simple, en que toda la historia se filme en una cocina y con un pareja que se lleve bien, pero en cambio, llegó con mundos visuales muy elaborados, y personajes complejos en ideas. Pero que gracias a los increíbles actores, al grupo inimaginables de realizadores y a los colegas productores que los respaldan, esto se puede llevar a cabo.

Datos extras: la productora de la película será al parecer: Sydney Kimmel Entertainment quien ha financiado cintas a la MGM (esta vez como distribuidora en EE.UU.).

Esta película no me la pierdo por nada en la vida. Mientras se aproxima su estreno, podrían “aclimatarse” con las películas escritas por Charlie Kauffman: ¿Quieres ser John Malkovich? (Spike Jonze – 1999), Adaptation (Spike Jonze – 2002), Confesiones de una muerte mente peligrosa (George Clooney – 2002), Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Michel Gondry – 2004).

Artículo anterior
Ganadores del Producers Guild of America Awards
Artículo siguiente
Monstruos de cuatro ojos

6 comentarios

  1. Alejandro
    11 de octubre de 2007 at 0:00 — Responder

    Una de las pelis a las q haces referencia esta mal escrita su nombre es “Confeciones de una mente peligrosa”

  2. Antolín Prieto
    11 de octubre de 2007 at 1:59 — Responder

    Gracias, Alejandro. Arreglado el entuerto de “ConfeSiones de una mente peligrosa”

  3. […] el poster de Synecdoche, New York, primera dirección del reconocido guionista Charlie Kaufman, que obtuvo regulares críticas en la […]

  4. Claudia
    29 de marzo de 2009 at 15:57 — Responder

    Alejandro vos también escribiste mal, pues Confesiones va con s y no con c.
    A ver si afinas la puntería

  5. Claudia
    29 de marzo de 2009 at 16:01 — Responder

    Acabo de ver Synecdoche… Se salva por Philip Seymour Hoffman que es brillante, pero muy complicada y descarnada para mi gusto y especialmente pesimista para un domingo a la siesta.
    Ojo que no prefiero el cine liviano. Los guiones anteriores de Kauffman me encantaron.
    Tenía muchas espectativas sobre ésta.

  6. Joshua03
    22 de junio de 2009 at 1:11 — Responder

    Coincido totalmente con Claudia. La verdad, quien no exprima su cerebro al máximo para entender que pasó, perderá 2 horas de su vida en algo inútil. Para quien encuentre algunas respuestas, le parecerá abrumador y aterrador. Yo no quiero decir que encontré, porque no se deben contar estas cosas. Pero a quién no le gusten las películas retorcidas, no mire esta porque es muy retorcida, metida en una licuadora, y dentro de un lavarropas, todos funcionando. Nada más…

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

“Synecdoche, New York”, la primera de Charlie Kauffman