Grandes anécdotas del cine: la mujer que bautizó al Oscar

Margaret HerrickA veces abusamos mucho. Vivimos demasiado en piloto automático y no cuestionamos algunas cosas que, por cotidianas, nuestra flojera no duda en dar por sentadas. Me refiero a los premios Oscar. Premios Oscar por aquí, premios Oscar por allá. Los nominados al Oscar por aquí, los olvidados del Oscar por allá. Y nunca nos preguntamos: pero ¿quién diablos es Oscar? Aquella tiesa estatuílla que representa, cada año, uno de los eventos cinematógraficos más esperados por la gente de cine, prensa y espectáculos.

Échenle la culpa de todo esto a Margaret Herrick, una bibliotecaria de la Academia desde 1931. ¿Las razones? Le comentó a alguien en el trabajo que el tieso premio, la estatuilla que la Academia de Cine y Artes Escénicas de Estados Unidos entrega cada año, le recordaba a su tío Oscar, nada más y nada menos.

Herrick asumió temporalmente las funciones de Secretaria Ejecutiva de la Biblioteca en lugar de su esposo, que fue destinado al frente en la Segunda Guerra Mundial, y asumió el cargo, en forma definitiva, luego de su divorcio.

En 1964 fue nombrada Directora Ejecutiva hasta su jubilación en 1971, cuando recibió el título de Director Emérito. La biblioteca de la Academia hoy lleva su nombre en su homenaje. Desde aquí la homenajeamos.

Artículo anterior
El juego del miedo III (2006)
Artículo siguiente
Ciclo de John Ford en Ventana Indiscreta

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Grandes anécdotas del cine: la mujer que bautizó al Oscar