Volver (2006)

VolverDir. Pedro Almodóvar | 120 min. | España

Música: Alberto Iglesias
Fotografía: José Luis Alcaine

Intérpretes:
Penélope Cruz (Raimunda)
Carmen Maura (Abuela Irene)
Lola Dueñas (Sole)
Blanca Portillo (Agustina)
Yohana Cobo (Paula)
Chus Lampreave (Tía Paula)

Estreno en Perú:
3 de agosto del 2006 (10º Festival ElCine)
16 de noviembre del 2006 (Estreno comercial)

Volver gira en torno a una familia de mujeres, entre las que destaca Raymunda, una mujer con problemas familiares (su esposo ha perdido el trabajo, y además éste comienza a mirar con deseo a su hijastra) y a quien veremos atravesar de pronto una serie de situaciones que terminan por quebrar su cotidianidad. Me gusta pensar en Volver como una historia de fantasmas. En el mundo representado en la cinta, los seres vivos experimentan todo el tiempo situaciones de dolor y de impotencia, recuerdos y resentimientos que no les permiten sobrellevar su propia existencia con tranquilidad.

Volver

Buena parte del cine de Pedro Almodóvar se caracteriza, entre muchas otras cosas, por una marcada predilección por explorar el universo femenino. Es vasta la galería de mujeres o “chicas Almodóvar” que son el centro de los filmes o que suelen cargar con todo el peso de la historia. Pero en realidad el director español no busca sumergirse en la interioridad de tal o cual personaje, no estamos ante un cineasta intimista ni ante uno “de personajes”. La exploración de Almodóvar se sitúa en un nivel más integral: por encima de la intimidad, le interesa sobre todo el ser-mujer, con esto quiero decir, las maneras de comportarse, las personalidades y las formas de reacción de las mujeres frente a algún suceso extraordinario. Es el caso de Volver, su último filme, cuyo argumento gira en torno a una familia de mujeres, entre las que destaca Raymunda (una estupenda Penélope Cruz), una mujer con problemas familiares (su esposo ha perdido el trabajo, y además éste comienza a mirar con deseo a su hijastra) y a quien veremos atravesar de pronto una serie de situaciones que terminan por quebrar su cotidianidad.

El gran tema de la película, como puede observarse desde el título, es el pasado y las profundas relaciones que los personajes guardan con él. Si antes en las cintas de Almodóvar el presente era el tiempo que importaba, ahora es el tiempo pasado el que adquiere relieve: a partir de él se organiza la vida actual. Se trata de un pasado dinámico, vivo, que no termina nunca de cerrarse completamente y que convive con el presente. Para recuperar la armonía perdida de la familia de mujeres que retrata, la cinta del manchego pareciera constituirse bajo una premisa muy curiosa: debe aparecer quien se necesita y desaparecer quien estorba. En este punto resulta sumamente revelador que, se trate del marido de Raymunda o del dueño del restaurante, sea siempre el personaje masculino quien no tiene cabida y debe desaparecer para que las mujeres protagonistas alcancen una plenitud vital.

Pero me gusta más pensar en Volver como una historia de fantasmas. En el mundo representado en la cinta, los seres vivos experimentan todo el tiempo situaciones de dolor y de impotencia, recuerdos y resentimientos que no les permiten sobrellevar su propia existencia con tranquilidad. Quisieran poder volver a hablar con sus muertos, pues ellos se fueron de este mundo sin develar misterios o sin ofrecerles una conversación definitiva. En esa necesidad comunicativa encuentro en Volver cierta filiación con un relato del escritor español Javier Marías titulado “Cuando fui mortal”: en ambas obras los muertos, convertidos en fantasmas, son los únicos que conocen todas las respuestas. Pero en el relato de Marías, justamente al “habitar” un tiempo que no fluye, perpetuo, los fantasmas son eternamente atormentados con aquellas verdades que no quieren callar más. En cambio, en Volver quienes padecen de esa desazón o angustia son los vivos. Los fantasmas, por esa razón, deben regresar para mitigar esa falta.

VolverA diferencia de algunos otros filmes de Almodóvar, aquí los constantes cambios de registro se sienten naturales. Aunque a veces no del todo logrados, no son bruscos ni inverosímiles. Ninguna escena es totalmente dramática ni cómica. Las situaciones de singular dramatismo encuentran un aspecto cómico y las escenas de horror (esas trepidantes escenas hitchcocknianas) son ligeras y de manso sobresalto. Bondades del guion y de la mano del director, pero también de actrices como Carmen Maura, una de las culpables de que el filme ostente esa riqueza expresiva.

Por momentos me ha parecido que Almodóvar se hubiese planteado hacer una caricatura de su universo personal: a medida que avanza la película uno puede advertir la resolución de la mayoría de situaciones, que pecan de previsibles. Aunque en realidad esto no sea lo verdaderamente importante en las cintas del autor, pues no estamos ante un thriller ni mucho menos: a Almodóvar lo que le importa, al fin y al cabo, es el cine como transmisor estético de emociones intensas.

Sin dejar de lado su habitual apego por el costumbrismo ni por la sensualidad y el color que son ya su marca de estilo, Almodóvar consigue hacer creíble una historia rural que roza lo fantástico. Aunque una vez vista la película, uno se queda con una sensación extraña: una tensión entre los momentos más brillantes y potentes frente a aquellos pocos que no terminan de cuajar, sea porque se extienden o porque no fueron suficientemente desarrollados (sobre todo la parte final). Pero, ahora que escribo esto, finalmente pienso que a pesar de esas situaciones amablemente inofensivas, Volver es una película muy apreciable y recomendable, de las mejores en la filmografía del manchego.

» Lee más sobre Volver

Artículo anterior
Imágenes de “Violación de domicilio”
Artículo siguiente
"Grindhouse" lanza nuevo tráiler

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Volver (2006)