Es innegable que la saga de Saw (El juego del miedo) ha logrado convertirse en una de las más rentables de este nuevo siglo. Con tres películas a la fecha (filmadas una por año desde el 2004) y con un villano ya de culto (Jigsaw) han redefinido el cine de terror con sus historias de juegos perversos, crueles torturas y asesinatos tan imaginativos como espeluznantes.

Sin embargo, lo que muchos no conocen es que el origen de esta (por ahora) trilogía se dio en la remota Australia. Fue ahí donde James Wan (director de la primera) y Leigh Whannell (guionista de las tres) se conocieron e idearon juntos el guión de la primera película de la saga cuando aún eran estudiantes. Para facilitar el financiamiento de la misma, decidieron filmar un cortometraje que sirviera para mostrar a los productores el tipo de película que tenían en mente. De más está decir que el corto impresionó a todos los que lo vieron logrando así un contrato en Hollywood para sacar adelante la cinta.

El corto en sí (Saw, 2003) es realmente notable. Está protagonizado por el mismo Leigh Whannell, aunque está vez interpretando el personaje y la escena de la actriz Shawnee Smith en la primera película. Muestra una excelente ambientación, buenas actuaciones y una tenebrosa música que potencia a la perfección el impacto de las imágenes. He aquí el corto para todos los fanáticos de esta saga, cuya cuarta parte ya se encuentra en preproducción:

Enlaces relacionados: