YouTubeNo fue hace mucho. La frase “grábalo, pues, para verlo luego” era utilizada a diestra y siniestra por irresponsables televidentes que cometían el crímen de no tener el tiempo suficiente para descansar frente a la caja boba y ver algún programa de su interés.

Ahora, marzo 2007, esa frase forma parte del pasado. “No importa, mañana lo veo en YouTube” es el lenguaje utilizado por cualquier persona que confía en que algunos cientos de fanáticos colgarán, en el maravilloso sitio de videos, algunos clips de aquello que te perdiste: un concierto, un reportaje e, inclusive, la ceremonia de los Oscar… bueno, hasta que la Academia empezó a molestar.

Sucede que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, responsables de los premios Oscar, ha hecho un pedido formal para que YouTube retire de su sitio todos los videos que, sin autorización, habían sido colgados mostrando algunas de las más memorables secuencias de la premiación.

Muchos no lo entenderán, ya que la página oficial Oscar.com contiene, únicamente, un video de cinco minutos con lo mejor de una fiesta que duró alrededor de cuatro horas. Es más, esos pequeños extractos están destinados a desaparecer “para ir preparando las ganas del público para los Oscar del año que viene”, según Ric Robertson, administrador ejecutivo de la Academia.

Robertson también anotó que no están interesados en lanzar una edición DVD con imágenes de la premiación y que los contenidos fueron eliminados “para así administrar con mayor facilidad el valor de nuestras emisiones y de nuestra marca”.

Ya lo sabes, si eres como yo y no te gusta quedarte pegado cuatro horas a la tele para ver los Oscars, pues olvídate. La Academia no te dará la posibilidad legal ni ilegal de poder verlos, alguna vez, de nuevo. Eso sí, la buena noticia es que quedan muchos videos en YouTube por sacar del aire e, inclusive, hay usuarios que siguen subiendo extractos de la premiación.

(Vía Variety)