Virginia Old Boy Luego de la sangrienta y lamentable masacre de Virginia Tech, la prensa está buscando los motivos del vindicado responsable de tan terrible hecho: Cho Seung-Hui, quien envió fotos y textos a la cadena de noticias NBC. Entre ellas, una en la que emula una escena (y afiche) de Oldboy, la película de su compatriota surcoreano Park Chan-Wook. Y, es en ella que los medios estadounidenses han visto la causa, por su explicita violencia y enorme cantidad de muertos o heridos, que lo empujase al condenable asesinato de 32 estudiantes de su centro de estudios. Más aún, cuando el film trata sobre la venganza, palabra que incluye en el manifiesto enviado a los medios. Oldboy, es la segunda parte de “La trilogía de la venganza” que elaborara su director y con la cual ganase las Palmas en el Cannes del 2004.

¿Pero, puede una película ser el detonante de toda la violencia? Michael Moore en su Bowling for Columbine buscaba razones en las películas violentas, los videojuegos de matanzas en primera persona, o la música de Marilyn Manson, pero terminaba desvirtuando éstas, y señalando al armamentismo doméstico americano como una de las verdaderas razones. Revisando las fotos enviadas por Cho Seung-Hui a NBC, podemos relacionar sus posturas con otras cintas violentas, no solo asiáticas, sino también americanas y europeas como: Taxi Driver, Rambo o El profesional. No se puede culpar a la ficción por la violencia de la realidad, poco tiene que ver lo que veamos en el cine, con lo que la falta de regulación y responsabilidad puede causar. Los americanos deberían recordar eso.