La buena educación para ir a un cine

No sé ustedes, pero a mí estas cosas me dejaron de molestar hace mucho, no sé si para bien o para mal. Sin embargo, en la época que los celulares, el ruido del pop corn y las golosinas en una sala de cine me provocaban irritación, era realmente capaz de hacer pasar un mal rato al que me estaba haciendo pasar, a mí, un terrible momento.

Y si bien ya no me causan la angustia de antes -ahora simplemente ignoro esas “molestias”- lo que jamás podré entender es el poco entendimiento que algunos espectadores tienen hacia lo que, estoy seguro ignoran, es un espacio compartido con otros aficionados. Es decir, si ya tenemos a algunos maleducados utilizando su teléfono, comiendo canchita y comentando la película como si estuviesen en un sillón frente a la TV de su casa, no sorprendería (piénsenlo, no es tan descabellado) que lleguemos a un punto en que la gente vaya al cine descalza y en calzoncillos.

Los amigos de Filmcrunch han posteado un video perfecto para la ocasión. Denle una chequeada, está realmente divertido y, sobre todo, es muy educativo. Vale la sugerencia del conductor sobre los baños de hombres. Por cierto ¿por qué no envías este video a esa persona que te cae tan bien pero con la que no puedes ir al cine?

(Vía Cinematical)

Artículo anterior
Primeras imágenes de “Expiación”
Artículo siguiente
Tráiler internacional de Los Simpson: la película

2 comentarios

  1. Lourdes Vásquez
    22 de abril de 2007 at 20:09 — Responder

    A mi si me exaspera al límite.
    Ojala solo fuera el pop corn, o los celulares o ésta gente que te persigue a donde sea que te sientes, para hablar sobre estupideces, con sus consabidas risitas y toces en tu cuello, éstan ademas aquellos, que ignorando el resto, acuden al cine para huevear, como si el resto de los alli presentes tuvieran su misma materia gris.
    Y, uno se encuentra en la disyuntiva de:
    a.- Pararse e ir por el supervisor, en cuyo caso de encontrar uno de nada te serviria, pues una vez que el supervisor llega hasta donde el retardado éste callará y una vez que el controlador salga de la sala todo volverá al desorden infernal, mientras que tu, ya te perdiste de por lo menos 15 min de película.
    b.-Chuparte las carcajadas con palmas y comentarios estupidos por el largo de lo que tu creias, iba a ser una experiencia reconfortante, ver una pelicula en la amplitud que solo el cine te puede proporcionar.
    Esto pasa en todos los cines, no importa cuanto explotemos y reneguemos, ésto es cuestion de la eduación de cada uno, el pensar que hay alguien a tu lado que merece todo el respeto, respeto que demostraras en éste caso, guardando el silencio mas absoluto.
    Pero, ¿podremos pedir ésto a quienes no tienen ni la más minima idea de lo que es apreciar una película? ¿podemos esperar que ellos comprendan que nosotros no vamos a perder el tiempo, sino que el ir al cine forma parte de nuestras vidas?
    ¿qué hacer?…paciencia nomás, respiremos profundo.

  2. 22 de abril de 2007 at 23:13 — Responder

    Yo aquí tengo un dilema: me encanta ver pelas comiendo pop corn, o algun otro snack, pero tampoco nada aparatoso como una apestosa pizza… Y por otro lado, ODIO que la gente haga bulla cuando estoy en el cine.
    Así que por mi cuenta trato de comer en silencio y no hacerme higado con los ruidos del ‘respetable’.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

La buena educación para ir a un cine