No sé ustedes, pero a mí estas cosas me dejaron de molestar hace mucho, no sé si para bien o para mal. Sin embargo, en la época que los celulares, el ruido del pop corn y las golosinas en una sala de cine me provocaban irritación, era realmente capaz de hacer pasar un mal rato al que me estaba haciendo pasar, a mí, un terrible momento.

Y si bien ya no me causan la angustia de antes -ahora simplemente ignoro esas “molestias”- lo que jamás podré entender es el poco entendimiento que algunos espectadores tienen hacia lo que, estoy seguro ignoran, es un espacio compartido con otros aficionados. Es decir, si ya tenemos a algunos maleducados utilizando su teléfono, comiendo canchita y comentando la película como si estuviesen en un sillón frente a la TV de su casa, no sorprendería (piénsenlo, no es tan descabellado) que lleguemos a un punto en que la gente vaya al cine descalza y en calzoncillos.

Los amigos de Filmcrunch han posteado un video perfecto para la ocasión. Denle una chequeada, está realmente divertido y, sobre todo, es muy educativo. Vale la sugerencia del conductor sobre los baños de hombres. Por cierto ¿por qué no envías este video a esa persona que te cae tan bien pero con la que no puedes ir al cine?

(Vía Cinematical)